El huevo de la serpiente

Culiacán de los desfiguros, Sinaloa, 31 de agosto 2020. Los seguidores de las “teorías de la conspiración”, en Estados Unidos, han integrado una corriente conocida como QAnon (Q anónimo) que inició en octubre de 2017 con alguien que se firmaba como Q y publicaba “denuncias” (en las “redes”, por supuesto) a tono con esas teorías, por lo general estrambóticas y carentes de lógica.

Muy pronto se sumaron integrantes de la extrema derecha estadounidense que aseguran que hay una trama secreta, de lo que llaman “estado profundo” contra Trump (que es la versión que él ha creado) y la existencia de una red internacional de tráfico sexual y de pedófilos (que ha de haber) pero en la que involucran, sin pruebas, a actores liberales de Hollywood y a personajes de los negocios y la política.

Sin otra base que algunas verdades a medias, la simple especulación y también con evidentes mentiras, QAnon explota la ignorancia de buena parte del pueblo estadounidense, promueve el morbo colectivo y, como era de esperarse en este mundo que ves, suma ya miles de seguidores.

¿LA APUESTA DE TRUMP?

Ahora, en tiempos de campaña en aquel país, QAnon se enfoca principalmente a difundir que se gesta un “golpe de estado” contra Trump, encabezado por Barack Obama, Hillary Clinton y George Soros, entre otros.

Los voceros de QAnon dicen tener acceso a datos “top secret” de la seguridad nacional en Estados Unidos, lo que seguramente es falso aunque no se descarta que, en efecto, reciban alguna información que interesa divulgar al gobierno de Trump, sobre todo para desacreditar a oponentes políticos.

Y sobre el “golpe de estado”, cada vez son más los analistas que perciben ese riesgo, pero serían Trump y sus seguidores quienes lo ejecutaran, lo que hace todavía más peligrosas las consignas de QAnon que al parecer preparan el terreno en la percepción popular.

LA REALIDAD NO CUENTA

Afortunadamente, para muchísimos más estadounidenses, Donald Trump es un individuo formado en la especulación, la intriga y la manipulación, de ahí su habilidad para internalizar, en la parte cultural e intelectualmente más débil de la población, todo tipo de teorías complotistas, por irracionales que parezca y sean.

No olvidar que Trump perdió el voto popular, en la elección de 2016, por cerca de tres millones de votos, pero llegó a la presidencia con mayoría de delegados, gracias a un sui generis sistema electoral, y ha gobernado a favor de sí mismo y de los grandes ricos de su país.

Pero en los mensajes de QAnon se insiste en que es Trump quien trata de detener a los potentados “globalistas” de Washington y Hollywood, ignorando la verdadera naturaleza del especulador de la Casa Blanca.

¿TEJIENDO LA TRAMA?

Los mensajes más recientes de QAnon, con carteles y en presencia de Trump, festinados por él (de facto, los promueve) no dejan lugar a dudas de lo que quieren hacer creer al común de la gente: la “conspiración” está en curso contra el Partido Republicano, Trump y sus demás candidatos, por lo que se les debe apoyar incondicionalmente, hagan lo que hagan.

Hasta hace poco, QAnon era uno más de los foros desquiciados que pululan en las redes, que tienen cierto éxito pero luego son marginados.

Esta vez es distinto, las redes están siendo inundadas de información a todas luces falsa, que lo mismo desprestigian movimientos como “Black Lives Matter”, que mienten abiertamente sobre el manejo de la pandemia, descalifican el voto por correo y calumnian sin recato a cualquier opositor.

Con los llamados “boots”, hackeos, perfiles falsos y líneas pagadas, tanto en Twitter, como en Facebook y otras redes, QAnon crece de manera significativa y se manifiesta públicamente, con el evidente beneplácito de Trump.

Y no están solos, a río revuelto se integran los neonazis, los supremacistas blancos, el Klan, la ultraderecha y todo tipo de antisociales con el signo de la discriminación. En tanto, Trump prepara la trampa.

Ya se mira el huevo de la serpiente.

EN EL TINTERO

-Ni caso en negarlo: la necesaria unidad en la llamada cuarta transformación hace agua y urge una reconsideración estratégica en vísperas de un crucial año electoral. Salir al paso de arribistas y ambiciosos protagónicos, a más de genuinos representantes de lo que se pretende erradicar, es insoslayable. Ya se verá.

-La apuesta electoral de Morena, si quiere ganar en Sinaloa, es clara desde hace tiempo; pasa lo mismo con el PRI, si quiere estar en la competencia que, siendo realistas, con o sin encuestas pagadas, sería entre esos dos partidos y el PAS, por más que lo marginen los empresarios encuestadores. Ya se verá. 

-En tanto, la guerra sucia (ni siquiera “fuego amigo”) arrecia, patrocinada por aquellos a quienes la ambición les nubla el entendimiento. Pero, como siempre sucede, quedarán en evidencia.    

-Mañana, el informe de AMLO, en un contexto de precariedad y graves problemas económicos, de salud pública y social. También políticos, con el PT y el impresentable Noroña en la Cámara Federal. Ya habrá tiempo de comentar.

Twitter: @jgcano1; email: cano.1979@live.com.

Comentarios

risus. elit. Curabitur ipsum felis Praesent Phasellus velit, mattis