OPINIÓN

Las tres flechas de Rubén Rocha Moya

Créditos: Archivo Línea Directa
Escrito en OPINIÓN el

Da click aquí y encuentra más información de Línea Directa Portal en nuestra página de Google News

Tres flechas venenosas lanzó la mañana de éste sábado el gobernador de Sinaloa Rubén Rocha Moya, hacia la humanidad del alcalde de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez Torres.

Y los tres impactos del arco político que carga entre sus manos el mandatario sinaloense, sin duda pegaron en el corazón del polémico alcalde mazatleco.

IMPACTO NÚMERO 1.- El gobernador se reúne en un ambiente de gran camaradería con la estructura política de Fernando Pucheta Sánchez, quien fuera precisamente el gran adversario de Benítez Torres en la pasada elección en que ambos se disputaron la alcaldía.

De todos es sabido, que entre Pucheta y el Químico Benítez nunca ha habido química. Es decir, no se tragan. Son pues, enemigos políticos, lo que nos hace suponer el enorme agravio que el alcalde sufrió al enterarse de ese acontecimiento, por muy político que se le quisiera vender.

IMPACTO NÚMERO 2.- El gobernador le soltó un golpe directo al “Químico” y lo hizo ahí, frente a Fernando Pucheta y algunos de los cuadros de su estructura política.

Rocha Moya, dijo en esa reunión de amigos que la autonomía de los municipios no debe estar por encima de las emergencias sanitarias, por lo que debe ser el Consejo General de Salubridad quien asuma la responsabilidad y dicte las medidas y acciones a seguir en la búsqueda de salvaguardar la salud de los ciudadanos.

Esas palabras del ejecutivo estatal, sin duda impactaron en la investidura del “Químico Benítez, máxime si las pronunció teniendo por un costado al mismo adversario del alcalde aludido.

Y es que, como se sabe, el polémico presidente municipal ha tomado algunas determinaciones que a decir de las autoridades de salud en Sinaloa, trastocan los protocolos que demanda el combate a la pandemia del COVID-19, allá en el gran puerto del pacífico.

IMPACTO NÚMERO 3.- Al término del encuentro entre Rubén Rocha Moya y Fernando Pucheta, los reporteros mazatlecos le preguntaron al gobernador, palabras más palabras menos, si, tras esta reunión de acercamiento se podría pensar en una invitación para que el citado personaje se integre al gabinete del Estado.

La respuesta del originario de Batequitas Badiraguato, pudiera ser interpretada como una clara invitación para Pucheta, cuando de frente al aludido, expuso: “Pues eso pregúntenselo a Fernando, si él quiere sí", dijo el gobernador.

Lo dicho, tres impactos a la humanidad política de un presidente municipal que a éstas alturas y gracias a su forma autoritaria en que está gobernando el municipio de Mazatlán, ya no siente lo duro sino lo tupido.

Pero lo interesante de las cosas, es que ya no son solo golpes de sus adversarios políticos. No, en éste caso, los dardos venenosos para su infortunio le llegan del propio gobernador del Estado y ello para nada es alentador para sus futuros planes y acciones de gobierno.

Aquí surge la pregunta necesaria ¿Optará el "Químico" por quejarse de nuevo ante el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador de maltrato político?

Si así lo decide, tendrá esa opción durante la visita que la semana entrante realizará por Sinaloa el ejecutivo federal… Conociendo al Don Luis Guillermo, nadie lo descarta.

LAS FLECHAS DE ROCHA MOYA LLEGARON HASTA AHOME.

Pero si en el encuentro amistoso celebrado éste sábado en Mazatlán entre el gobernador y la estructura política de Fernando Pucheta, el gran perdedor, desde mi óptica personal, resulta ser el alcalde Luis Guillermo Benítez Torres, habría que decir que el filo de “las jaras” de Rocha Moya se desviaron también desde la zona sur al norte de Sinaloa.

Y es que, innegable es que el mandatario sinaloense no quiso desaprovechar la oportunidad para enviarle el consabido mensaje al alcalde de Ahome Gerardo Vargas Landeros y dejarle saber que no lo tiene muy contento con algunas acciones que ha llevado a cabo, aduciendo al igual que lo hace su homólogo mazatleco, la autonomía de su municipio.

EL HECHO.- Gerardo Vargas Landeros, sin tomar en cuenta al Gobernador de Sinaloa mandó pintar las patrullas del ayuntamiento que gobierna con los colores oficiales del partido MORENA. 

Al respecto, el propio gobernador Rubén Rocha Moya aseguró ésta misma mañana que el alcalde ahomense no le preguntó si podría realizar esa acción.

“No me preguntó, y si lo hubiera hecho, le hubiera dicho que no estaba de acuerdo”, respondió el gobernador, a pregunta expresa de los reporteros mazatlecos... ¿Así o más claro el mensaje para el alcalde Vargas Landeros?...

Aquí lo que me queda en claro, es que las acciones que hermanan a los presidentes de Mazatlán y Ahome, de alguna manera los aleja de la simpatía y empatía política que debiera prevalecer entre ellos y el gobernador de Sinaloa… Nos vemos enseguidita D.M.