El PRI se hunde como el Titanic, ya es casi inexistente: Labastida

Ciudad de México.- El exgobernador de Sinaloa y excandidato presidencial, Francisco Labastida Ochoa, reconoció que el Partido Revolucionario Institucional se encuentra en una severa crisis, e incluso la comparó con el hundimiento del Titanic y aseveró que no ve que en estos momentos se estén sumando esfuerzos para evitar la tragedia. En entrevista con el […]

Por: Redacción11 de febrero, 2019 Comentarios
Francisco Labastida Ochoa, en entrevista para El Universal (Cortesía)

Francisco Labastida Ochoa, en entrevista para El Universal (Cortesía)

Ciudad de México.- El exgobernador de Sinaloa y excandidato presidencial, Francisco Labastida Ochoa, reconoció que el Partido Revolucionario Institucional se encuentra en una severa crisis, e incluso la comparó con el hundimiento del Titanic y aseveró que no ve que en estos momentos se estén sumando esfuerzos para evitar la tragedia.

En entrevista con el diario El Universal, Labastida Ochoa, quien tiene 55 años de militancia en el tricolor, afirmó que su partido tiene la obligación de levantarse de su condición de minoría “casi inexistente” y, para ello, debe tomar la fuerza de las ideas; una de ellas, recuperar su ideología de centro-izquierda.

También puedes leer: A 100 días de gobierno, alcaldes no han cumplido a la gente: PRI

Asimismo, dijo, debe haber un proceso democrático de renovación de dirigencia nacional, sin simulaciones.

Entrevistado en su oficina, el también exembajador en Lisboa y secretario de Energía, Agricultura y Gobernación, y que se inscribió al PRI en 1964, manifestó que será dramática la hazaña que tendrá que lograr quien sea elegido presidente del PRI, pues en menos de dos años tendrá que llevar a su partido a las elecciones intermedias y en ellas deberá aumentar el número de legisladores que tienen.

Te puede interesar: Legisladores del PRI encabezarán la lucha al campo

Sin embargo, al ser cuestionado sobre el trabajo en equipo entre la dirigencia del partido y los 12 gobernadores priistas, reconoció que hay una problemática que se debe atender para conjuntar los esfuerzos y evitar que el barco “se siga hundiendo”.

“Basta de reunirse y echarse flores mutuamente, y pareciera que no ocurre nada. ¡El barco se está hundiendo y pareciera ser que están tocando, como la orquesta, una sinfonía, y el “Titanic” va para abajo!… [El siguiente dirigente] tiene que tener muy claras las ideas, los conceptos, la filosofía y el mapa de ruta para saber cómo lo va a lograr. Es una hazaña un cambio de esta magnitud para evitar que el “Titanic” se siga hundiendo. No está fácil”, expresó.

Añadió que ve al partido como un contrapeso casi “inexistente”, lo cual, admitió no fue sino el resultado de años de malas gestiones y desempeño de los líderes priistas.

El PRI defenderá la permanencia de las guarderías

“El partido está obligado a hacer análisis crítico y autocrítico de qué fue lo que nos ocurrió (en las elecciones). El partido es prácticamente inexistente. ¿Por qué? Nos la ganamos a pulso, no fue casual. Hubo pésimos presidentes, quizá (Humberto) Moreira destaca dentro de los más malos. Fueron dirigentes personas que nunca habían participado en una elección, que no conocían al partido ni al país. Por ejemplo, Enrique Ochoa”, externó.

– ¿El tiempo hoy es adverso?, se le cuestionó.

“Es muy difícil hacer un cambio de gran magnitud en un contexto tan adverso como el que estamos viviendo. El partido representa minorías simbólicas (en el Congreso). Nos estamos haciendo chiquitos, como el anuncio del insecticida ‘Baygon Verde’. Es lamentable, pero más lo es no querer ver la verdad… La presidenta del partido (Claudia Ruiz Massieu) dijo que había que hacer elecciones democráticas para nuevo presidente. Buen principio, pero insuficiente. Tiene que ser de veras, sin línea, no un juego de espejos para engañarse a sí mismos”, respondió.

Por otro lado, Labastida criticó que en este proceso de renovación de la dirigencia nacional se está inmiscuyendo el expresidente Enrique Peña Nieto, lo cual no debe de suceder, pues la intromisión de exmandatarios a lo único que los llevará es a seguir siendo el mismo viejo partido de antes y desperdiciar la oportunidad de adecuar al PRI a los nuevos tiempos políticos que se viven.

Fuente: El Universal

Comentarios