Policiaca: Detener a grupo armado le cuesta la vida a policía

Culiacán, Sin.- El agente de la Policía Estatal Preventiva que fue emboscado y asesinado por un grupo armado este miércoles al mediodía en la sindicatura de Aguaruto, había participado en una importante detención en hace apenas poco más de un mes en Sinaloa. Su nombre era Miguel Ángel “N”, de 42 años de edad, asignado […]

Por: Blanca Ríos Molina13 de marzo, 2019 Comentarios

Culiacán, Sin.- El agente de la Policía Estatal Preventiva que fue emboscado y asesinado por un grupo armado este miércoles al mediodía en la sindicatura de Aguaruto, había participado en una importante detención en hace apenas poco más de un mes en Sinaloa.

Su nombre era Miguel Ángel “N”, de 42 años de edad, asignado al grupo Elite, y uno de los elementos con mejores resultados en la corporación y con hoja de trabajo limpia.

El día primero de febrero había participado en la importante detención de un grupo armado con un arsenal en el “Mercadito de los Dólares” en la colonia Centro, en Culiacán.

Ese día detuvo a tres presuntos delincuentes identificados como José Antonio “N”, Martín “N” y Jordan “N”, de 20, 24 y 23 años de edad, a quienes se les aseguró tres armas largas, una ametralladora minimi (poderosa arma automática de origen belga), cargadores, cartuchos, cuatro radios Matra, tres chalecos tácticos y una granada.

Se desplazaban en una poderosa camioneta Toyota, línea Highlander, modelo 2015, equipada con un sistema tecnológico para evadir a las autoridades, el cual se activaba desde un botón en el interior del vehículo para lanzar “ponchallantas”. Desde la defensa trasera deja caer varios objetos hechos a base de metal conocidos como “puyas” o “puntas”, que su función es dañar neumáticos de las patrullas, para no ser perseguidos o incluso provocar un accidente.

Tras la detención, los tres presuntos delincuentes fueron puestos a disposición de la Fiscalía General de la República (antes PGR) por el delito de portación de Armas de Fuego Exclusivas de las Fuerzas Armadas, pero un juez negó el auto de vinculación a proceso y los puso en libertad en días recientes.

Extraoficialmente se dio a conocer que este sería el móvil del crimen del agente, quien fue atacado a balazos saliendo su domicilio en Aguaruto cuando se desplazaba en un automóvil Nissan, Sentra de color rojo de modelo viejo.

En un intento por salvar su vida, el elemento policíaco corrió varios metros hasta llegar a una vivienda donde se introdujo para resguardarse de las balas que los armados le iban disparando, pero en ese lugar cayó sin vida a consecuencia de varios impactos de bala en la espalda.

Otro caso.
Un caso similar de represalia a la Policía Estatal Preventiva fue la emboscada en el pasado 17 de diciembre al Comandante Níquel en la colonia El Ranchito, también en Culiacán.

Al salir de turno le dispararon en más de 30 ocasiones con armas de grueso calibre R15 y AK47, además de una nueve milímetros, pero su chaleco antibalas y su habilidad para repeler la agresión le salvó la vida.

Esto ocurrió luego de que el agente detuvo a dos presuntos delincuentes, a quienes se les aseguró una extravagante pistola chapeada de oro con pedrería y en la cacha, la imagen del Chavo de 8 en un barril, personaje que hiciera famoso a Roberto Gómez Bolaños “Chespirito”.

En enero en el marco de la campaña “Ser Policía” y del diálogo “Nuestras Instituciones de Policía en Sinaloa” que se realizó durante la presentación del informe mensual de Construyamos Paz, el elemento “Níquel” fue condecorado con el distintivo Corazón Púrpura, el cual simboliza el Honor y Valor.

Miguel Ángel no corrió con la misma suerte…

Fuente: Línea Directa

Comentarios