Al momento

Mensaje inquietante de Germán Martínez

No tanto la renuncia en sí, sino los argumentos esgrimidos por quien por poco más de cinco meses fue director general del IMSS, Germán Martínez, para...

Línea Directa | La información al momento
Línea Directa | La información al momento

No tanto la renuncia en sí, sino los argumentos esgrimidos por quien por poco más de cinco meses fue director general del IMSS, Germán Martínez, para tomar esa decisión, es lo que representa el más duro golpe recibido por el gobierno de la 4T en este lapso.

Sin sobredimensionar el hecho, sí genera motivos de preocupación entre los mexicanos, porque evidencia el mensaje de la carta-renuncia hecho público hoy un problema muy serio en materia de recursos para atender un renglón tan sensible como es el de la salud. Porque finalmente, además de las intromisiones externas y desavenencias con funcionarios del propio instituto y de la Secretaría de Hacienda, a eso se circunscribe la causa de esa decisión del ex funcionario.

¿Están llevando demasiado lejos la tan llevada y traída austeridad, sacrificando obligaciones tan delicadas que tiene el Estado mexicano? ¿Están recortando recursos a salud para destinarlos a programas sociales políticamente más rentables? ¿Qué lugar ocupa la salud de los más pobres dentro de las prioridades del actual gobierno federal? ¿No son suficientes los recursos y no van a incrementarlos?

Hay un párrafo políticamente demoledor y entendiblemente inquietante en la carta de Germán Martínez: “Los niños que padecen cáncer y esperan su tratamiento, quienes viven a la espera insulina, las poblaciones de la diversidad sexual que reclaman antirretrovirales, y los millones de enfermos que se atienden en nuestras clínicas y hospitales, no merecen ni un minuto de rebatingas de poder”.

Y otro que es también una denuncia de la pretensión de intromisión en el manejo del IMSS: “No soy lambiscón, ni barbero de nadie. Yo seguiré su ejemplo (presidente AMLO): tampoco yo seré florero en el IMSS de decisiones tomadas fuera del IMSS”.

Todo esto no es poca cosa. Es este un buen momento para ver qué es lo que se está haciendo en el sector salud y la relevancia que éste tiene dentro del gobierno de la llamada Cuarta Transformación. Al margen de calificativos de neoliberales o conservadoras las decisiones qué se toman desde el gobierno, esta es también la oportunidad de saber qué es lo que está pasando en el IMSS y cómo nos pega a los mexicanos y particularmente a los derechohabientes.

No, los vicios, la corrupción y las resistencias al cambio desde dentro del gobierno no se acaban mediante decretos, ni con el ejemplo o buenas intenciones presidenciales. Pero sería peor que desde el Ejecutivo estos lastres se promovieran.

Esto es muy grave. Con la salud de los ciudadanos no se juega. Las omisiones de la autoridad en ese renglón, desnuda a un gobierno, cualquiera que sea su nivel, como carente de sensibilidad en necesidades elementales de los gobernados, principalmente de aquellos económicamente más vulnerables, que tienen en los servicios de salud pública que presta el Estado casi siempre la única posibilidad de sobrevivir cuando enferman.

Y son millones de mexicanos los que no tienen otra alternativa para curar un mal que el sistema de salud del gobierno, e incluso para acceder a éste en ocasiones se ven obligados a recurrir a la caridad pública o endeudamiento con familiares.

La medicina privada para ellos es inaccesible. Con esos mexicanos más desprotegidos se tiene que ser muy solidario, brindarles toda la atención y el apoyo, para no sentenciarlos a morir cuando con atención se pueden curar.

Fuente: Internet

Al momento

Suscríbete a nuestro boletín

Para tener la información al momento, suscríbete a nuestro boletín en el tendrás las últimas noticias de Sinaloa, México y el mundo.