Al momento

La otra farsa de los priistas

En una absoluta farsa, el PRI nacional aprobó la propuesta que formuló la presidenta del CEN, Claudia Ruiz Massieu, para renovar la dirigencia nacional con voto...

Línea Directa | La información al momento
La información al momento | Línea Directa

En una absoluta farsa, el PRI nacional aprobó la propuesta que formuló la presidenta del CEN, Claudia Ruiz Massieu, para renovar la dirigencia nacional con voto abierto y directo de la militancia, además, para involucrar a más en este engaño, ha solicitado formalmente al INE organizar esta burla a la auténtica militancia y a la sociedad en general.

Todo esto es una absurda y ofensiva mentira. Un partido no puede iniciar lo que pretende sea un cambio, una modificación en su comportamiento, partiendo de una mentira, o de muchas.

Argumenta que “la fuerza del PRI está en su militancia”. Así debería de ser, pero no cuando la acción se fundamenta en una falsedad. No tiene el PRI una auténtica militancia, sino un machote de nombres ilegalmente tomados del padrón electoral y entregados e ilegalmente aceptados por la autoridad electoral sin el más elemental rigor de certificación.

Aclaremos una cosa. Es muy respetable la decisión de un ciudadano de pertenecer a un partido político por decisión propia, convencido de su plataforma o sencillamente de la verticalidad o coincidencia con dirigentes del mismo u otros militantes, o nada más porque así se le pegue la gana.

A lo que no tiene derecho ningún partido político, en el gobierno o en la oposición, es a apuntar a cualquier ciudadano como militante, sin que éste sea cuando menos enterado de tal decisión y lo autorice.

Hemos hecho grandes amigos en el PRI y en otros partidos políticos a lo largo de los años, amistad fincada en el respeto de las diferencias.

Es nuestro caso. Desde hace años, al revisar el padrón del PRI, encontramos que, sin haber hecho jamás trámite alguno, sin coincidir ideológicamente, preocupados siempre por mantener la independencia partidista en aras de respetar nuestro trabajo, y en desacuerdo con la convenenciera definición del “periodismo militante”, formábamos parte de ese partido, nos habían convertido en militantes sin enterarnos siquiera.

Sin saberlo, éramos activos de esa militancia a la que apela el PRI ahora. Lo denunciamos y respondieron que tendríamos que hacer el trámite correspondiente para desincorporarnos, como si nosotros lo hubiéramos realizado para incluirnos. Así lo dejamos, al fin y al cabo en la misma situación se encuentran decenas de conocidos que sin buscarlo son priistas a fuerzas.

Es triste, pero es la realidad. Algunos partidos tratan de ser un poco más prudentes y cuando menos aparentar cierto respeto a los ciudadanos. El PRI ha sido abusivo, cínico y directo. Hay en sus actuaciones una gran dosis de descaro y desvergüenza, por la certeza de impunidad de sus ilegales acciones.

Para realizar sin castigo alguno tantos excesos, ha contado con la protección de las autoridades de todos los niveles, incluidas instituciones que se dicen serias e imparciales, como el Instituto Nacional Electoral (INE).

No se explica de otra manera que, por ejemplo, pueda vaciar la lista nominal en su padrón de afiliados y presentarlo como tal, con absoluta libertad, ante la máxima autoridad electoral que le solapa y acepta el hecho que pisotea la dignidad de seguramente millones de mexicanos colocados en esa circunstancia.

No, no es en base a engaños, mentiras y excesos de toda clase como un partido como el PRI va a encontrar el camino a la recuperación. Miente. Esa militancia de la que habla es una farsa, no existe como tal, y mal haría el INE en aceptar organizarle un proceso interno montado en tantas mentiras.

Fuente: Internet

Al momento

Suscríbete a nuestro boletín

Para tener la información al momento, suscríbete a nuestro boletín en el tendrás las últimas noticias de Sinaloa, México y el mundo.