Al momento

Estrada Ferreiro: Dos vertientes y una coincidencia

Innegable es, y aunque decirlo pareciera una retórica quizá innecesaria, repetirla, hoy quisiera. La raza humana ha sido dotada de un gran privilegio llamado INTELIGENCIA; los...

Internet |

Innegable es, y aunque decirlo pareciera una retórica quizá innecesaria, repetirla, hoy quisiera.

La raza humana ha sido dotada de un gran privilegio llamado INTELIGENCIA; los creyentes religiosos, le adjudicamos a la gran divinidad llamada Dios, esa bondad otorgada.

Y es precisamente de la inteligencia, madre y rectora de los humanos, de donde se desprenden a la vez las grandes virtudes que a todas las personas deberían distinguirnos.

Prudencia, caridad, lealtad, generosidad, justicia y verdad, son apenas algunas de las muchas bondades que el enorme bloque de la raza pensante tendríamos que ofrecer a nuestros semejantes, si aspiramos claro, a ser bien aceptados y reconocidos por la sociedad misma como entes positivamente destacables.

Son virtudes, de las que hoy trataré de relacionar a través de estas  líneas, hacia el cada vez más escabroso, difícil, polémico y desprestigiado mundo de la política.

El tema político, al que evidentemente hago alusión, es de todos conocido y ha sido discutido hasta el cansancio por los sinaloenses en los últimos días y horas.

El alcalde de Culiacán Jesús Estrada Ferreiro, fue desaforado de sus funciones y sustituido por Juan de Dios Gámez Mendívil, en un histórico e inédito acontecimiento ocurrido ayer en la capital de Sinaloa.

¿Las razones y motivos? Desde mi óptica personal, quiero pensar que el citado desafuero se desprende de dos vertientes distintas.

LA LEGAL y LA POLÍTICA, sin que, a decir verdad, el orden de inscripción indique el grado de importancia de cada una en esta gran controversia.

La judicial, y que tiene su origen en la Fiscalía General de Justicia del Estado de Sinaloa -FGJE- expone como motivos para la sanción administrativa y penal, al menos 4 delitos.

Abuso de autoridad, discriminación, ejercicio indebido del servicio público, y desempeño irregular de la función pública.

Cuatro delitos que sirvieron como argumento legal para que los legisladores del Congreso del Estado de Sinaloa, consideraran pertinente el desafuero e inmediata destitución del presidente municipal de Culiacán, Sinaloa.

La ley aplicada con todo el rigor, para quien desde la revisión y el análisis de los expedientes, la infringió, según el criterio de los fiscales y los diputados.

LA POLÍTICA. Como vertiente de peso para la trascendental sanción aplicada a Jesús Estrada Ferreiro, tiene su origen en la indiscutible pérdida por parte de éste, de las grandes virtudes que la inteligencia humana pide aplicar a las personas en su comportamiento público y privado.

El alcalde pareció olvidarse de la prudencia, visión, respeto, ética, tolerancia, recato, generosidad, sensatez, sentido común, y solidaridad política con sus gobernados y también ante sus correligionarios políticos.

El hoy exalcalde se decidió por el camino de la confrontación, mediante un ataque político sistemático.

La descalificación del honor y prestigio de las personas, arrastrando en sus expresiones al propio partido que lo cobijó y le entregó en charola de plata el privilegio del poder, resulta ser otro grave error del polémico personaje.

Estrada Ferreiro no se daba cuenta que a diario de manera pública y algunas veces en pláticas de “amigos” que consideraba privadas, criticó, ofendió, denigró y machacó la dignidad y honor de quienes habían sido sus camaradas y aliados políticos.

Estrada se olvidó del estadismo tan indispensable en el ejercicio de la política y el servicio público, y prefirió la lucha mediática, retando abiertamente y de manera casi temeraria a otros poderes políticos y de gobierno, a todas luces más fuertes y poderosos. 

Por ello, su derrota era evidente. Lo habíamos anticipado en éste mismo espacio. Era cuestión de tiempo, y el tiempo se le agotó.

Su lucha insensata lo llevó a perder el espacio de poder que el pueblo, ciertamente le había entregado mediante el voto popular, aunque desde luego, condicionado a cumplir y a hacer valer los mandatos de la ley.

Jesús Estrada Ferreiro no tuvo cerca quién le dijera que difícilmente transitaría exitoso en una guerra que él mismo inició en contra de las leyes que rigen al poder público, y las reglas no escritas que contemplan y exigen los cánones de la política.

LA EXTRAÑA COINCIDENCIA DEL 10 DE JUNIO

Y todo ocurrió el día de ayer, 10 DE JUNIO, durante una maratónica sesión de los diputados miembros de la 64 legislatura.

Si el amable lector se pregunta respecto al énfasis que hacemos al destacar el 10 DE JUNIO, como el día negro en la vida política, profesional y social de Jesús Estrada Ferreiro, es porque, la fecha encierra un doble entorno digno de enunciar.

La explicación tiene su origen en el destacable hecho de que fue precisamente el 10 de junio del 2021 en horas de la tarde, cuando el Consejo Municipal Electoral le entregó la constancia de mayoría y validez, documento que lo acreditaba como presidente municipal electo en la jornada electoral del 5 de junio del año pasado.

Por ello, la pregunta es obligada ¿Será una extraña coincidencia el hecho de que a Jesús Estrada Ferreiro, lo hayan destituido precisamente el 10 de junio, exactamente a un año de distancia de haber sido declarado constitucionalmente electo?… Es sólo una pregunta…Nos vemos enseguidita.

Fuente: Internet

Al momento

Suscríbete a nuestro boletín

Para tener la información al momento, suscríbete a nuestro boletín en el tendrás las últimas noticias de Sinaloa, México y el mundo.