El Ejército, a combatir el COVID

Finalmente, este lunes el gobernador Quirino Ordaz Coppel hizo entrega de las instalaciones del nuevo Hospital General de Culiacán, para que sea operado por la Secretaría de la Defensa Nacional en esta emergencia sanitaria y que se convierta, temporalmente, en un centro exclusivo para atender COVID-19.

Esta entrega se dio después de que ayer mismo, el presidente Andrés Manuel López Obrador le diera luz verde a la implementación del Plan DN-III de la Sedena, en zonas donde hay mayor incidencia de coronavirus, como es el caso de Sinaloa. Así que hubo buenas noticias desde distintos ámbitos, y las autoridades quieren estar mejor preparadas ante un posible repunte de los casos. Destaca, sobre todo, el papel que van a tener las Fuerzas Armadas.

Por lo pronto, el Ejército empezará a operar el nuevo hospital general cuanto antes, esta misma semana al parecer, y de inicio habrá 30 camas disponibles, aunque la idea es que lleguen a ser más de 100. La inversión para esta obra fue de más de mil 200 millones de pesos y cuando esta emergencia quede superada, se le regresará al Gobierno del Estado para que quede al servicio de todos los sinaloenses…

Esa práctica de echarse la bolita entre autoridades no aplica ante la contingencia que vivimos. Nos referimos al jaloneo que traían en Angostura y Mocorito, por definir en el territorio de quién fue que se vivieron los arrancones del pasado fin de semana, en los que varios cientos de personas rompieron las medidas de sana distancia.

Primero fue el director de la Policía Municipal en Angostura, Sergio Lagunes Inclán, quien salió a aclarar que si bien en los videos que se difundieron en redes se puede apreciar el arco de entrada a la sindicatura de Palmitas, la parte de la “carretera” en donde estaban los vehículos le corresponde a Mocorito. Y aunque dijo que no quería “echarles toda la culpa”, sus palabras sí sonaron a una intención por “lavarse las manos”.

Más centrado, el secretario del Ayuntamiento de Mocorito, José Noé Contreras Avendaño, subrayó que independientemente de quién era el territorio, se atendió el caso por agentes de ambos municipios. Aunque luego remató comentando que la mayoría de los asistentes parecían vecinos de Culiacán, es decir, no eran mocoritenses. Serán peras o manzanas, chana o juana, pero esas excusas no aplican ahora y las autoridades deben evitar que sucedan más hechos como estos. Y los ciudadanos, claro, de donde quiera que sean, también deben poner de su parte…

Ya lo habíamos comentado, pero queda claro que a la grilla nada la detiene y por el contrario, se acentúa en estos tiempos difíciles. Ahora tocó el turno al dirigente del PAN en Sinaloa, Juan Carlos Estrada Vega, de lanzar críticas al coordinador de programas federales, Jaime Montes Salas.

“¿Alguien sabe si todavía existe el superdelegado?”, soltó el líder panista, y dijo que a su parecer, Don Jaime debería dejarse ver, sentir y escuchar pues es el representante en Sinaloa del gobierno federal, que es el que tiene mayor capacidad para enfrentar la pandemia. Como tal, añadió, debería exigir que llegaran al estado los insumos hospitalarios y los apoyos, pero nada de eso ha sucedido.

Y por si fuera poco, Estrada Vega también propuso crear un “frente común” de partidos políticos y la sociedad en general para pedirle a la CFE y al gobierno federal que pongan una tarifa más accesible en Sinaloa. La intención es buena y qué más quisiéramos que algo así sucediera, pero parece que esta propuesta vino más bien de la necesidad de hacer grilla. ¿O no?

El que también tiene un “frente abierto” y un jaloneo político en estos momentos es el alcalde de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez Torres, en contra del sindicato de trabajadores del ayuntamiento, a quien ya le advirtió que no va a ceder ni caer en ninguno de sus “chantajes”.

Desde hace varios días, los trabajadores del área de Aseo Urbano y de recolección de basura han pedido que les den una compensación salarial, ya que se encuentran expuestos al seguir laborando en medio de la contingencia, si bien hay que recordar que cumplen con una función esencial. No obstante, el ayuntamiento ha respondido que no tienen la capacidad económica para ello.

Pero ayer, el “Químico” no se quedó callado y con todas sus letras dejó en claro que considera esto un “chantaje”, pues ante la emergencia solo pueden darle compensaciones a trabajadores médicos o del área de Seguridad Pública. En el fondo, dijo, es una presión del líder del Stasam, quien ya anda en “campaña” porque se acercan las elecciones sindicales… Insistimos: la grilla es imparable. Así se las gastan. O peor… Comentarios: lineadirectaportal@rsn.com.mx

Comentarios