Al momento

AMLO y su paso por Guasave

Son varios los mensajes que deja la visita el presidente Andrés Manuel López Obrador a Guasave, la mayoría positivos. Para empezar, el anuncio que hizo sobre...

Línea Directa | La información al momento
Línea Directa | La información al momento

Son varios los mensajes que deja la visita el presidente Andrés Manuel López Obrador a Guasave, la mayoría positivos.

Para empezar, el anuncio que hizo sobre el regreso del beisbol profesional a Guasave muestra que el presidente está decidido a cumplir las promesas concretas con poblaciones específicas. Eso es bueno, pero implica un gran compromiso para la afición guasavense y las autoridades locales. Ningún empresario, por más dinero que tenga y grande sea el compromiso con el presidente, va a venir a tirar su dinero.

El retorno de Algodoneros es una respuesta, pero habría que poner mucha atención en su permanencia, porque ésta exige una extraordinaria participación de sociedad y gobierno. Traer de nuevo el béisbol profesional fue posible gracias a la intervención presidencial, que sea por mucho tiempo depende ya de los guasavenses.

No basta el cumplir a Guasave en cuanto al regreso del beisbol profesional, que no deja de ser importante, pero el mandatario habló sólo muy en lo general de inversiones importantes que se requieren, sin particularizar en nada y asegurando que a Guasave le va a ir bien. Ojalá así sea, pero siempre genera mucha mayor confianza que se sea más específico en cuanto a lo que se pretende hacer para que a Guasave le vaya bien.

Quedan varios asuntos por atender, como el caso de la política de precios y apoyos a los productores ubicados en el rango de la “agricultura comercial”.

Eso en la siguiente etapa, dijo López Obrador, reconociendo algo innegable, que los precios de garantía para el maíz y frijol anunciados recientemente no sirven para los agricultores sinaloenses, lo que es irrebatible y también un buen indicio.

Bien por la organización del evento y la convivencia ciudadana al margen de militancias partidistas. Tras las confusiones de origen sobre el carácter privado o público del evento, la alcaldesa Aurelia Leal asumió el control y desde ese momento se pudo orden.

Mal por el intento de abuchear a Quirino Ordaz Coppel para supuestamente exhibirlo ante el presidente, lo que finalmente no lograron. Una mala apuesta. Bien por el gobernador por la brevedad de su mensaje, dando todo el espacio al presidente.

Mal por quien le cedió el micrófono a un personaje que estuvo despotricando contra los adversarios políticos de AMLO, azuzando en contra de los opositores. Nadie le dijo que las campañas políticas ya pasaron y que estaba en un acto oficial de gobierno, gobierno emanado de su partido, por cierto. Ninguna necesidad había y sí en cambio una gran posibilidad de enviar un mensaje de tolerancia y civilidad.

Malo que no hayan alcanzado las acreditaciones para los representantes de los medios de comunicación, debido a que los espacios fueron restringidos por miembros de la ayudantía del presidente.

Bien por la gran cantidad de gente que acudió con orden a ver y escuchar al presidente, abarrotando el “Francisco Carranza Limón”. Malo porque ese es el fuerte reto: llenar el estadio cuando estén jugando de nuevo Los Algodoneros de Guasave.

Si alguien tuvo el deseo de que las cosas salieran mal en esta en esta visita presidencial, no se le cumplió. No todo fue perfecto, es cierto, pero en términos generales se trató de un buen evento, bien hecho.

Lo que no me gustó, que López Obrador no se comprometiera concretamente con obras que le urgen al municipio, que bien merecía Guasave en reciprocidad por el apoyo que los votantes le han dado las tres veces que ha sido candidato presidencial.

AMLO ha ganado en Guasave dos de esas tres veces, y dicen que amor con amor se paga. Espero que sea más generoso.

Fuente: Internet

Al momento

Suscríbete a nuestro boletín

Para tener la información al momento, suscríbete a nuestro boletín en el tendrás las últimas noticias de Sinaloa, México y el mundo.