Crímenes

Drogan y roban cabello a mujer para después venderlo ¡Hay detenidos!

Una pareja venezolana se dedicaba a drogar con dulces y robar el cabello de mujeres
lunes, 3 de mayo de 2021 · 16:23

Zulia, Venezuela.- Como Yorwin José Quintero y su esposa Glenda Martínez fueron identificados los implicados en el insólito robo, a una mujer de 32 años, quién fuera drogada con caramelos para posteriormente cortarle el cabello, mismo que sería cambiado por dólares americanos en la frontera con Colombia, informó el portal de Noticia al Día.

Debes leer: Así nació la leyenda de Malverde "El Santo de los Narcos

Quintero trabajaba como vendedor ambulante en un local ubicado cerca de su casa, específicamente en un sector llamado La Curva de Molina, donde le ofreció a Bianca Chacón, la víctima de 32 años, unos caramelos que tenían droga.

Chacón se sintió mal y perdió la noción del tiempo. Sin embargo, recordó una serie de detalles muy importantes que le permitieron a la comisión policial dar con la ubicación de los involucrados.

La víctima contó a las autoridades que la mujer vestía un turbante en la cabeza y la llevó hacia el callejón de una casa, que quedaba cerca del local donde la raptaron. Allí, con la colaboración de otra persona y la dueña de la vivienda, la mujer le cortó el cabello.

Para cuando recuperó la conciencia, la víctima se encontró sentada en la Plaza Bolívar del oeste de Maracaibo, desorientada y sin saber cómo había llegado al lugar.

Después de escuchar el testimonio de Bianca Chacón, una comisión policial logró ubicar la casa que era alquilada por sus dueños por un dólar para que la pareja llevase a cabo el crimen, detalló El Pitazo.

“Entrevistamos a la propietaria de la misma, quien manifestó que prestó su casa para cortar pelo a una ciudadana de nombre Glenda Isabel Martínez Gómez y a su pareja, quienes le cancelan un dólar por cada corte que realizan”, detalló el reporte policial.

Tras la búsqueda, los funcionarios detuvieron a Quintero y lo pusieron a disposición del Ministerio Público. Pero su esposa escapó a Colombia, a donde viajó con ocho cabelleras que serían vendidas.

Comentarios