Rescate

Big Boy, el elefante más grande del mundo, llegó a Culiacán: vivirá en un santuario

Estará cuarenta días en el zoológico para su recuperación y podrá recibir visitas de las familias sinaloenses
miércoles, 7 de abril de 2021 · 13:37

Culiacán, Sinaloa. – Procedente de la ciudad de Guadalajara, llegó esta mañana a Culiacán Big Boy, el elefante del millón de dólares, que fue rescatado del circo Rolex y mediante la compra del paquidermo a sus actuales dueños, la familia de cirqueros, Hermanos Fuentes Gasca, hoy un grupo de activistas lo tienen para su protección.

Gracias a la iniciativa del conductor y activista Arturo Islas Allende, al altruismo del empresario mexicano Jorge Cueva, “Mr. Tempo, popularmente conocido como el “Michael Jordan” de los restaurantes, y a la ayuda y colaboración de Ernesto Zazueta, Presidente de la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México (AZCARM), el elefante que es una especie en peligro de extinción, fue rescatado y trasladado para su rehabilitación en el Zoológico de Culiacán y posteriormente será albergado en su nuevo hogar.

Ernesto Zazueta informó que se trata de un santuario ubicado a 20 kilómetros de Culiacán, que por razones de seguridad por el momento no se dará a conocer su ubicación, en donde tendrá un hábitat de más de 25 mil metros, solo para él, para que tenga la mejor calidad de vida posible.

En un hecho inédito para México y para el mundo, Big Boy fue presentado ante los medios de comunicación después de haber permanecido alrededor de 6 años amarrado y en condiciones deplorables que lo debilitaron en su salud, expresó Arturo Islas Allende.

“Señores, están teniendo las primeras imágenes de lo que hoy, sin temor a equivocarme, se ha convertido en el rescate animal más importante en México, de la historia de México, porque Big Boy representa a muchos animales, es un gran embajador, es un animal en grave peligro de Extinción, lamentó. 

El manejo y movimiento de Big Boy, que tiene 40 años, pesa alrededor de 4.5 toneladas, tiene una altura de 3.5 metros y que consume 200 kilo de alimento al día fue un reto enorme su traslado a la capital Sinaloense, ya que requirió de la ayuda y supervisión de diversos expertos, entre ellos su domador, que lo cuida desde hace muchos años, y un grupo profesional de veterinarios que lo hicieron de manera altruista, señaló Ernesto Zazueta, presidente de la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México (AZCARM).

En conferencia de prensa, Arturo Islas dijo que Big Boy, el elefante más grande del mundo viajó por carretera más de 700 kilómetros de distancia, en un tiempo de 11 horas y monitoreado en vivo en las redes sociales para informar a la población
Este ejemplar tendrá su hogar temporal en el Zoológico de Culiacán, donde tendrá que pasar una cuarentena de adaptación, revisión médica constante y valoración por parte de los veterinarios especialistas en elefantes de la AZCARM, y ya no podrá regresar a la selva, manifestó Arturo Islas. 

“Big Boy es un animal que no puede regresar a su hábitat natural, si hablamos de cómo ha ido el calentamiento global y lo que hemos perdido, hoy en día para los animales es muy difícil, sino nacieron en esas condiciones es casi imposible, él no podría adaptarse a un grupo de elefantes, por eso tiene que vivir en un santuario. 

Puntualizó que hasta el momento se han invertido más de 8 millones de pesos, incluido el costo del elefante, dinero que aportó en su totalidad el empresario mexicano Jorge Cueva, “Mr. Tempo, popularmente conocido como el “Michael Jordan”, quien se fue muy joven ‘sin papeles’ a probar suerte a Estados Unidos iniciando como lavaplatos para convertirse en un exitoso empresario restaurantero.

Además de los costos de traslado, alimentación, atención médica, la compra de un terreno para el santuario, que en suma, costará mantenerlo vivo más de 100 mil pesos al mes, por eso es importante los donativos a la página bigboyelepan.com y se aplica en todo el mundo.  

Por último, invitaron a los tres niveles de gobierno y a los empresarios para que se hagan cargo de esta noble causa de rescatar a los animales que están en peligro de extinción y que fueron abandonados luego de la iniciativa de ley que aprobaron los diputados federales para sacarlos de los circos, pero no destinaron un presupuesto para construir albergues para su estancia, alimentación y atención médica.  

Fue en el 2015 cuando se prohibieron los animales en los circos de México por una iniciativa del Partido Verde, la cual dejó al 80 por ciento de ellos en la mortandad.

Han pasado casi seis años y lamentablemente la historia de Big Boy no es la única, aunque son pocos los animales que sobrevivieron a esta ley; tigres, leones y otras especies se mantienen en lugares reducidos sin las condiciones necesarias que garanticen su bienestar, pues los dueños no cuentan con los ingresos suficientes para brindarles bienestar.

Las autoridades mexicanas no han dado ningún tipo de apoyo para estos animales. Éstos han sido rescatados por los zoológicos a pesar de que tuvieron un recorte del 70% en el presupuesto para operar.

Comentarios