Al momento

Y todos temblaron

 Ante el embate de Donald Trump contra México, la crisis de inmigrantes y el aumento de aranceles, nuestros políticos se han ensanchado de poder. No sabremos...

Línea Directa | La información al momento
Línea Directa | La información al momento

 Ante el embate de Donald Trump contra México, la crisis de inmigrantes y el aumento de aranceles, nuestros políticos se han ensanchado de poder. No sabremos cuando termine este espectáculo.

Y todos temblaron: el oficinista, que pasa horas frente a la computadora dándoles “like” a fotografías de bellas señoritas en atuendos ligeros y compartiendo memes para diversión de su jefe inmediato, sintió que un temblor le subió por las piernas hasta apoderarse de su columna vertebral como un polizón que toma el timón del barco hacia la nada mientras el capitán duerme su siesta. El carnicero, que con adiestrada mano y ausencia de filo en sus herramientas, corta la vaca en dos para desojar un jugoso filete; hoy falló a causa de un brote de miedo en el pulso de su mano derecha. La costurera, que afina los detalles del vestido de quince años de la hija de su vecina, ha dado sus puntadas sobre la tela sin saber de dónde surgió ese estremecimiento que le hizo perder la línea de la costura.

Hoy todos temblaron. Se hicieron pequeños ante el color amarillento de su piel, ante la flama de su voz que suena como del siglo pasado. Temblaron ante su peluquín que brilla como una zanahoria en pleno sol de verano y se escondieron ante su boca cuando soltó: Mexico must pay tariffs (México debe pagar aranceles). Pero hay quienes el temblor no les hizo mella en su andar diario. No los hizo tambalear como quien camina por piedras filosas y sin llevar zapatos puestos: se arrodillaron ante su lengua viperina y su cuenta de Twitter. No hay cosa que le tenga más miedo los políticos mexicanos que un “tuitazo” de Trump. Es como encontrarte un perro rabioso en medio de un callejón sin salida.

. Se arrodillaron ante el ataque de su cuenta bancaria, sobre la pérdida excesiva de su mano de obra barata. Primero el de la izquierda, luego el de la derecha, y por último el del centro. Recesión fue la palabra que soltaron como bomba y sintieron que el pecho se les gangrenaba. Pero detrás del circo estaba la maroma. Hoy se sintieron salvadores, omnipresentes y creen que debemos alabarlos.

Otros afirmaron que tan solo es un circo al que volveremos una y otra vez, aunque ya hayamos visto el mismo acto de los trapecistas que intentan un mortal sin red. O el mismo payaso que golpea con su canasta la cabeza de otro payaso menos gracioso y de tez morena.

Hay quienes afirman que otros más se escondieron en el baño más cercano y dejaron que sus cuentas de banco se salvaran. Mañana será otro día, dijo un empresario desde las Bahamas.

Twitter @EliudVelazquez

Facebook Eliud Velázquez Barba

Correo [email protected]

Fuente: Internet

Al momento

Suscríbete a nuestro boletín

Para tener la información al momento, suscríbete a nuestro boletín en el tendrás las últimas noticias de Sinaloa, México y el mundo.