Una buena y una mala del Congreso

El delegado en Sinaloa del Instituto Mexicano del Seguro Social, Luis Rafael López Ocaña, se mostró con buen ánimo ante los tiempos difíciles y aseguró que hasta el momento los hospitales de este organismo en el estado no se han saturado, pues cuentan todavía con el 55% de capacidad y están próximos a recibir mayor equipamiento, como ventiladores.

Lamentó que 150 de sus trabajadores se hayan contagiado de COVID-19, sin embargo, aclaró que el 95% de ellos se encuentra estable y recuperándose en casa, y pidió tomar en cuenta que este número de contagios es muy bajo respecto al número total de empleados y la mayor parte del equipo se encuentra bien y poniendo su mayor esfuerzo.

De cualquier manera, dijo, se está protegiendo a los trabajadores con el mejor equipo de protección que tienen disponible y la instrucción es darle la incapacidad a cualquiera que muestre los síntomas de la enfermedad. En resumen, este es el estado hasta ahora del IMSS en Sinaloa. Recordemos que nuestra entidad, y especialmente Culiacán, siguen estando ubicados como “focos rojos” del coronavirus en nuestro país…

Dos noticias nos brindó este martes el Congreso de Sinaloa. Una bastante aplaudible sin lugar a dudas. Y es que el Legislativo aprobó realizar una segunda donación de 6 millones de pesos, que serán utilizados para comprar alimentos a las familias vulnerables que viven en la pobreza y que por la pandemia se quedaron sin ingresos.

La diputada Graciela Domínguez Nava explicó que este fue un acuerdo tomado por todos los integrantes de la Junta de Coordinación Política con el fin de ayudar a la población sinaloense. Recordemos que ya habían hecho una donación de 7.7 millones de pesos a inicios de abril, para adquirir ventiladores respiratorios, necesarios en los casos más graves de coronavirus. Cualquier tipo de apoyo se agradece en estos momentos.

Sin embargo, en el lado contrario, la mala es que ayer la presidenta de la Mesa Directiva, Gloria Himelda Félix, confirmó que no habrá sesiones en el Congreso hasta el próximo 2 de junio, ampliando el receso que estaba marcado para terminar el 5 de mayo. Por lo que Sinaloa seguirá con su Poder Legislativo “paralizado”, al menos en su función más importante.

Se entiende que estamos en contingencia sanitaria, pero los legisladores no han querido mover un dedo para modificar la Ley Orgánica y que sean posibles las sesiones virtuales. A fin de cuentas, como un Poder del estado, el Congreso es una actividad marcada como esencial por el gobierno federal, y las decisiones que se puedan tomar en el Pleno serían de gran importancia. Aun así, el receso continuará…

El rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa, Juan Eulogio Guerra Liera, se quiere ya quitar un enorme peso de encima y está ávido de terminar de pagarle al Gobierno del Estado el préstamo de 200 millones de pesos que le hicieron a finales del año pasado.

Y también está ávido de divulgar que ya mero cumple con ese objetivo. Este martes, a través de un comunicado oficial, la UAS señaló que si todo marcha como lo planeado, en mayo próximo pagará los últimos 50 millones de pesos restantes de esta deuda, y que ha ido abonando en partes iguales desde febrero pasado.

Así, el rector podría estar más tranquilo y sin preocupaciones, pero solo por un corto periodo de tiempo. Y es que el diablo está en los detalles. En el mismo comunicado, la Casa Rosalina indica que para pagarle al gobierno estatal se está valiendo de recursos “adelantados” que hoy tiene, pero que le van a hacer falta en el mes de septiembre.

El compromiso es que el gobierno federal, llegado ese tiempo, le dará el dinero faltante. Pero ese cuento ya nos lo sabemos y muy pronto podría haber –una vez más- serias complicaciones para pagarle a los trabajadores. Total que en la UAS cubren un hoyo solo para destapar otro. ¿A poco no?

No cabe duda que en esta contingencia nuestras autoridades se están enfrentando a un gran reto, pero por lo mismo a veces incurren en grandes incongruencias. Una de ellas es la postura que mantiene el Instituto Estatal de Protección Civil de cerrar y clausurar las papelerías y “cibers” que permanecen abiertos durante esta contingencia.

Argumenta el titular de PC en Sinaloa, Juan Francisco Vega Meza, que estos negocios no están clasificados como “esenciales” por las autoridades sanitarias del gobierno federal. Pero vaya que los maestros, en las clases a distancia, sí están requiriendo muchos materiales que solo se consiguen en las papelerías, y ni hablar de los estudiantes que no tienen internet en casa y son los “cibers” la única manera que tienen para cumplir con sus tareas.

¿Qué contesta la SEP a esta incongruencia? Las dependencias se echan la bolita de las malas decisiones que toman unas y otras y los ciudadanos se quedan en el medio. Por cierto, le han llovido críticas a las autoridades educativas por la excesiva carga de tareas en el programa “Aprende en casa”, y hasta han salido los líderes del SNTE a pedir que le bajen o de plano que ya den por terminado el ciclo escolar, que a fin de cuentas ya está muy avanzado. ¿Les irán a hacer caso? Así se las gastan. O peor… Comentarios: lineadirectaportal@rsn.com.mx

Comentarios

Nullam id sem, elit. porta. dolor.