Mala suerte llegar a Padres

En los últimos tiempos, el llegar a los Padres de San Diego para muchos mexicanos por supuesto que es un sueño cumplido, por lo regular los nuestros desde ligas pequeñas cuando empiezan de hecho a despuntar y convertirse en prospectos, los chavos no buscan quizá llegar a el equipo al que por siempre los han visto cómo sus favoritos, pero si es un sueño llegar al equipo que fue pero llegar a las Grandes Ligas, lugar  a donde todos quisieran llegar pero que en realidad son muy pocos los afortunados por llamarle de alguna manera el estar ahí y tener facultades.

Pero da el caso que regularmente llegar a los Padres viene siendo algo así como de mala suerte para varios y para otros pues simplemente quizá llegar al final de su carrera y por citar nada más a dos grandes mexicanos como Aurelio Rodríguez y Teodoro Higuera, en las últimas fechas sobre todo a los lanzadores pues se han convertido en una pesadilla, el último metido en esta incómoda situación es el joven mochitense Andrés Muñoz que fuera sometido con éxito a una intervención quirúrgica llamada Tommy Jhon, antes, el poblano César Vargas llegó, vio y se fue, hoy refugiado en la Liga Mexicana de Beisbol, también Christian Villanueva que tras conectar 20 cuadrangulares en una campaña se le auguraban grandes temporadas con los Padres, que ocurrió, que a la siguiente edición fue a para a el exigente béisbol del Japón donde ha estado entre azul y buenas noches, luego, Luis Urías, este joven prospecto sonorense no pudo ser jugador sano con los Padres, hoy, no está más con ellos refugiándose con los Cerveceros de Milwaukee, el vigente luego de que 3 jugadores pudieron ser estrellas es el lanzador de bolas rápidas Gerardo Reyes, solo nos quedaría una pregunta, ¿acaso estará ahí para cuando retorne Andrés Muñoz? También recordar que de San Diego salió por la famosa regla 5 el hoy relevista récord para lanzadores mexicanos el coahuilense Joakim Soria.

Hay notas que en otros tiempos no como los que actualmente vivimos pasarían de noche como por ejemplo, la joya en la corona de los Yankees de Nueva York el nuevo millonario Gerrit Cole se sigue acondicionado en el patio de su casa, la nota es que requiere de alguien que le auxilie en esas labores, pues bien, su señora esposa Amy es quien colabora, dicen que es dueña de tremendo brazo de lanzar y es que por su venas corre sangre beisbolera, la señora Amy es hermana del parador en corto de los Gigantes de San Francisco Brandon Crawford, Amy será quizá más famosa en estos tiempos por su brazo y por ser compañera de vida de Gerrit Cole, al menos la pandemia que azota al mundo está dando a conocer otras cosas pocas veces tomadas en cuenta.

En Grandes Ligas se está intentando formar un bloque de defensa de los jugadores de ligas menores, en estos circuitos sucursales de conjuntos de liga mayor prácticamente han dejado al garete a cientos y cientos de jugadores entiéndase sin salarios ni remuneraciones para que el joven pueda sobrevivir sin jugar beisbol, se está incluso luchando por lo menos que el salario mínimo sea de 15 mil dólares por temporada, cantidad ridícula considerando que en Grandes Ligas el salario menor ronda los 600 mil dólares.

Los Medias Rojas de Boston que en apariencia lucen como un desastre tras la salida de su timonel campeón Alex Cora, se han deshecho de jugadores que para la franquicia han sido importantes, están batallando para formar realmente un equipo que pudiera dar la batalla a los considerados como favoritos entre ellos los Yankees y los Astros en otra división, el caso es que se hacen de los servicios vía Cachorros de Chicago del receptor venezolano sin experiencia en grandes ligas Jhonny Pereda, este joven receptor viene con experiencia de doble A donde conectara en 98 partidos para un bajo .241 con 2 para la calle y 39 carreras producidas, claro que no será el titular, donde lo mejor de este cátcher es que tiene un promedio poco más allá de regular en sacar corredores en intento de robo, es decir, de 132 ha fusilado a 44.

Comentarios