La 4T, ¿pide mucho y da poco?

El rector de la UAS, Juan Eulogio Guerra Liera, ya no guardó las formas y sin temor alguno se abalanzó contra el gobierno del estado, al publicar ayer un amplio desplegado en el que literalmente le exigió al gobernador Quirino Ordaz Coppel que le “destraben” los 50 millones de pesos que le retuvieron, pues dijo eso le impide a la Casa Rosalina pagar la segunda quincena de marzo a los trabajadores.

La retención de estos 50 mdp que hizo el gobierno estatal no es otra cosa que una suerte de cobro que se está haciendo por el préstamo de 200 mdp que se le dio a la UAS a finales de 2019 para cubrir los aguinaldos. No obstante, en el desplegado Don Juan Eulogio dio a entender que esta retención es “indebida” pues se les frenaron recursos que fueron contemplados en el presupuesto del 2020, aprobado por el Congreso local.

Además, el reclamo fue también para el gobierno federal y contra el presidente López Obrador, pues el rector recordó que el año pasado les “fallaron” con los recursos extraordinarios, y hasta ayer todavía no les había llegado ningún dinero de la Federación, lo cual les habría permitido cubrir el adeudo con el estado. Total que Don Juan Eulogio despotricó contra todos, y las cosas en la UAS apuntan a complicarse más, sin que haya señales de cuándo se les pueda pagar a los trabajadores.

Por lo pronto, el secretario de Administración de Finanzas, Luis Alberto de la Vega, no ha querido decir ni pío sobre la exigencia que les hizo Guerra Liera y mucho menos adelantar si podrían soltarle los recursos en algún momento…A ver si no acusan a Don Eulogio de malagradecido luego de que el gobierno del estado salvó el aguinaldo en diciembre pasado y casi le pusieron el mote de héroe de la Casa Rosalina al mandatario estatal. 

Hay un malestar general entre los empresarios de México, micros, pequeños, medianos y grandes, ante la falta de apoyos y estímulos fiscales por parte del gobierno de la República, en medio de la emergencia sanitaria por el coronavirus.

Y no es para menos: de parte del gobierno de Andrés Manuel López Obrador se les ha pedido a los empresarios “aguantar vara” y cerrar sus puertas, sin recibir ganancias o muy pocas, durante al menos un mes, pero sin recortar salarios ni suspender a ningún empleado. Lo ideal, obviamente, es que así sea, y que nadie sea despedido durante esta contingencia.

El problema es que la 4T pide mucho y otorga poco, porque el Presidente se ha negado una y otra vez a aprobar estímulos fiscales para las empresas, que él indebidamente llama “rescates neoliberales”.

Tan solo como ejemplo, el presidente de Canacintra en Culiacán, Francisco Álvarez Aguilar, le pidió a López Obrador “ponerse en sus zapatos” y entender que los empresarios bien podrían asegurar el salario de sus trabajadores, si el gobierno les aplazara o prorrogara los pagos de Infonavit, IMSS, ISR o IVA. Esperemos que algunos de estos muchos justificados reclamos, y que se repiten en todo el territorio nacional, lleguen a ser escuchados en Palacio Nacional…

El gobernador Quirino Ordaz participó este martes en la reunión virtual nacional que estuvo comandada por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y el subsecretario de Salud, Hugo López-Gattel.

Los mandos federales dialogaron con los 32 mandatarios estatales para coordinar esfuerzos ante la emergencia sanitaria por el COVID-19. Uno de los acuerdos más importantes alcanzados, y que comunicó oportunamente Quirino Ordaz a la sociedad sinaloense a través de un mensaje en sus redes sociales, es que durante Semana Santa y Pascua se cerrarán todos los hoteles.

Esto, indicó, con la intención de evitar la propagación del nuevo virus. Sin duda una decisión difícil, pero necesaria en esta contingencia. En Sinaloa quien más lo resentirá por obvias razones es el puerto de Mazatlán, pero ante los embates actuales, brillan algunos esfuerzos ciudadanos, como los de aquellos empresarios que proponen “trasladar” todo el turismo de Semana Santa para las vacaciones de verano. Como ya hemos dicho, todo lo que sume, es bienvenido…

El diputado Apolinar García Carrera aplicó el viejo truco de argumentar que le “hackearon” su cuenta de Facebook y no fue él quien escribió ese polémico mensaje donde da a entender que la pandemia del COVID-19 golpeó con especial fuerza a España debido a que allá se permitió el matrimonio igualitario a través de “leyes excrementales”.

El mensaje, que incluso le valió una queja formal ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación por parte de la comunidad LGBT, ya fue borrado de la cuenta del legislador. Por cierto, Don Apolinar no ha dado declaraciones públicas y la versión del “hackeo” llegó a través de su compañero Pedro Villegas Lobo, quien asegura tuvo comunicación con él y esa fue la explicación que le dio.

Como integrante de la Comisión de Equidad, Género y Familia, Villegas Lobo adelantó que investigarán si efectivamente existió tal “hackeo”, y de no ser así, podría haber sanciones contra García Carrera. Será el sereno, pero al menos de botepronto esa excusa de ‘me hackearon’ ya está muy gastada, ¿a poco no? Así se las gastan. O peor… Comentarios:[email protected]

Comentarios

eleifend Donec luctus in vulputate, Nullam sed Curabitur