Caldo de cultivo

Se están dando las condiciones para un problema social de grandes dimensiones ante la desatención de dos sectores productivos que son puntales fundamentales para la economía sinaloense: la agricultura y la pesca.

Hay un malestar generalizado entre los hombres del campo, particularmente los productores de maíz, debido al incumplimiento de compromisos que se establecieron con toda seriedad con el Gobierno Federal, como el pago oportuno de sus cosechas y de los apoyos autorizados para llegar al precio objetivo de 4 mil 150 pesos por tonelada.

Hace dos meses, ya iniciada la cosecha del cereal en Sinaloa, Segalmex dio a conocer que mantendría el pago del apoyo por tonelada al entregar la facturación y documentación del finiquito de su cosecha para pagarse en no más de 15 días. También, que se haría un cálculo de la diferencia en general para asegurar los 4 mil 150 pesos por tonelada al productor.

Pero no fue cierto. Los maiceros no han recibido, en muchos casos, el pago de la cosecha, mucho menos el complemento ofrecido, además de que los meten en un insuperable laberinto burocrático en el que les resulta imposible transitar. El malestar crece.

En el sector pesquero la situación no es la mejor. Al igual que el agrícola, sufrió un recorte presupuestal relevante y la anulación o mutilación de diversos programas que les ayudaban a sortear su crítica situación.

Hoy se mantiene en manifestaciones, plantones y bloqueos en el sur del estado exigiendo ser escuchados para exponer la problemática y buscar posibles salidas. Lamentablemente ni eso han logrado.

Eso es grave, porque además de las deplorables condiciones en las que se encuentran y la catástrofe que se vislumbra, ni siquiera observan que en el gobierno federal haya elemental sensibilidad para ser atendidos. No hay con quién establecer un diálogo.

Todo esto está generando las condiciones para la formación de un caldo de cultivo propicio para el desarrollo de un conflicto social de grandes proporciones, lo que vendría a sumar nuevos elementos a un problema ya de por sí muy serio. 

Comentarios

risus. Donec Donec ut dolor. leo Phasellus pulvinar ut facilisis ipsum libero.