Opinión

Lo que falta cambiar

lunes, 7 de junio de 2021 · 22:00

Culiacán, Sinaloa, 07 de junio 2021. De nuevo, las ganancias bancarias en México por las nubes: en los primeros cuatro meses del año los bancos que operan en el país tuvieron utilidades por 48 mil 275 millones de pesos, un 15.8 por ciento más que en el mismo lapso de 2020.

Son los datos que reporta la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Esos casi 50 mil millones de pesos representan más del doble de lo que el gobierno federal destinó a la inversión física directa en el mismo periodo: 21 mil 162 millones de pesos.

Con todo y pandemia, o quizás gracias a ella, las llamadas utilidades de los bancos siguen creciendo gracias a las condiciones de privilegio de que siguen gozando, cobrando comisiones que en otros países serían incluso ilegales.

Seis bancos, según datos de la CNBV: BBVA, Santander, Citibanamex, Banorte, HSBC y Scotiabank, se llevan el 77.5%  de las ganancias del sector: 37 mil 454 millones de pesos.

En tanto, el crédito sigue a la baja. El negocio, como se ve, está en otra parte y así seguirán mientras los dejen hacer y deshacer.

ENTRE BANQUEROS TE VEAS

Existen muchas razones de peso (y de muchos pesos) para que los ahorradores se estén alejando de la banca comercial y prescindan de sus servicios. Una primera evidencia es que los bancos lucran con el dinero ajeno, en proporción desmedida y sin un sentido social del ahorro interno nacional.

En consecuencia, ello ha derivado en una clara pérdida de confianza en los bancos, que han venido operando con un estatuto de privilegio que deja a los usuarios en la indefensión (en caso de controversia) y que las condiciones impuestas, todavía, son unilaterales, abusivas y rayan en la usura.

La llevada y traída Condusef prácticamente nada resuelve y qué decir de la Profeco, inhabilitada para abordar asuntos (los desmanes bancarios contra los clientes) que en estricto le competen, pues se trata de la prestación de un “servicio” por el que se paga.

Se hace necesaria, como hace tiempo lo planteaba “El Barzón”, la integración de un amplio frente de deudores, cuya presencia tenga posibilidades reales de interlocución y actoría social, aunque el camino aún es complicado.

EN ESTRICTO, USURA Y AGIO

En México se da la mayor disparidad entre los intereses que se pagan al ahorrador y los que se cobran por préstamos; las comisiones son excesivas y lo que pasa con las tarjetas de crédito sería inadmisible en cualquier otro país del mundo. La banca juega con dados cargados, a ciencia y paciencia de las autoridades hacendarias.

No es gratuito que el capital extranjero que está en el negocio bancario, gana más en nuestro país que en sus matrices de Europa, Estados Unidos y Canadá.

En el colmo, muchos bancos siguen cobrando al usuario hasta por disponer de su propio dinero a más de que, con frecuencia, no tienen acceso oportuno a sus fondos. Las dudas surgen y ponen en cuestión la rectitud con que se deben manejar los recursos depositados.

En tanto, el gobierno, hasta ahora (todavía le falta, y mucho, en ese aspecto, a la “cuarta transformación”) no parece dispuesto a regular los márgenes de ganancia de las corporaciones financieras que, en la práctica, disfrutan de manga ancha en todos los sentidos.

De esa manera, la modernidad (así no pase de lo declarativo) instalada en una bancarización que en muchos aspectos es innecesaria, a más de onerosa para el usuario, tiene evidentes beneficiarios (los banqueros, los dueños del dinero) en un esquema de inequidades que no ve punto de solución.

Todavía hay tiempo y esperemos que se rectifique.

EN EL TINTERO

-Perdió la alianza prianredista en Sinaloa, sin asomo de duda. En cuanto inició el PREP, era clara la ventaja para Morena. Ahora, unidad y que las cosas vayan mejor para el estado. (cano.1979@live.com).

Comentarios

Otras Noticias