ARAÑA VIOLINISTA

¿Qué tan venenosa puede resultar la araña violinista? Checa y toma precauciones

Luego de que ayer se registró la muerte de un ciudadano por mordedura de una araña violinista, aquí te decimos lo que debes hacer ante la picadura de este arácnido

Por
Escrito en MÉXICO el

México.- Frente a la nueva temporada de lluvias en México se ha generado alerta luego de que se presentara la presencia de Arañas violinistas, por lo que aquí te decimos porqué son tan graves las picaduras o mordeduras del arácnido, cuyo veneno de esta puede ser de lo más mortal, incluso más fuerte que el de una serpiente.

Da clic aquí y encuentra más información de Línea Directa Portal en nuestra página de Google News

¿Cuál es la composición del veneno? 

El veneno de la araña violinista tiene acciones citotóxicas y hemolíticas. Tiene, al menos, nueve componentes; entre éstos: las enzimas (hialuronidasa, desoxirribonucleasa, ribonucleasa, fosfatasa alcalina, lipasa y esfingomielinasa D). La esfingomielinasa D es la causa principal de la necrosis y hemólisis que ocasiona este veneno. Todas estas enzimas, al encontrarse en los tejidos, causan una reacción inflamatoria mediada por el ácido araquidónico, prostaglandinas e infiltración de los neutrófilos; esto, a su vez, da lugar a una vasculitis intensa, con la oclusión de la microcirculación local y ocasionalmente hemólisis, trombocitopenia y signos de coagulación intravascular diseminada (CID). 

Este proceso da como resultado la expresión clínica, sea ésta local, cutánea o sistémica que caracteriza al aracnoidismo necrótico. La intensidad de esta reacción depende de la cantidad del veneno inoculado, así como de la sensibilidad de la persona a sus componentes.

¿Qué es lo que pasa cuando recibas una mordedura de araña violinista? 

La mordedura puede pasar desapercibida, pero al cabo de unas horas aparece dolor en el sitio afectado: como el de una quemadura de cigarrillo; hay malestar general, puede haber fiebre, prurito, eritema, edema en el área de la mordedura, donde aparecen vesículas que pueden ser hemorrágicas y que evolucionan a una escara necrótica al cabo de 48 a 72 horas, para ulcerarse; esta lesión presenta, en ocasiones, secreción purulenta.

La evolución de las lesiones descritas, ocurre en los primeros ocho días de la mordedura; sin embargo, con un tratamiento rápido y adecuado desaparecen al cabo de 6 a 8 semanas. No obstante, algunas veces la lesión ulcerativa puede perdurar por varios meses.

Cuando en la evolución las alteraciones hematológicas y renales del paciente se agravan, éste puede caer en insuficiencia renal aguda, anemia hemolítica o CID; estas manifestaciones corresponden a un envenenamiento sistémico, grave, que puede conducir a la muerte del enfermo; aunque este evento es poco frecuente en los niños.

Cabe señalar que la evolución a una forma grave es independiente de la extensión de la lesión dérmica.

En su etapa inicial, el diagnóstico diferencial de la intoxicación por L. reclusa puede confundirse con la mordedura por otros insectos y después con: la necrólisis epidérmica tóxica, meningococcemia, el síndrome de Stevens-Johnson, una piodermitis, la púrpura fulminante aguda, entre otras entidades.

¿Cómo se diagnostica?

No hay alguna prueba de laboratorio que ayude a hacer el diagnóstico temprano de esta mordedura, pero, dependiendo de la evolución clínica, es conveniente solicitar: biometría hemática completa, recuento de plaquetas, pruebas de coagulación, examen general de orina, pruebas de función hepática y renal, y un frotis y cultivo de la secreción.

Lee también: ¡Hidrátate mucho! Sonora llegará con temperaturas fuertes este martes 22 de junio... Checa el pronóstico