Video: Esperanzas rotas e ilusiones dañadas, a seis meses de la tragedia

Los Mochis, Sin.- Con esperanzas rotas e ilusiones más dañadas que como quedaron sus viviendas tras el paso de la depresión tropical 19-E, se encuentran los pobladores del Valle del Carrizo, el Ejido Chihuahuita y los Poblados 6 y 7 del municipio de Ahome, a 6 meses de la trágica inundación donde perdieron prácticamente todas […]

Por: Dalia Martínez18 de marzo, 2019 Comentarios

Los Mochis, Sin.- Con esperanzas rotas e ilusiones más dañadas que como quedaron sus viviendas tras el paso de la depresión tropical 19-E, se encuentran los pobladores del Valle del Carrizo, el Ejido Chihuahuita y los Poblados 6 y 7 del municipio de Ahome, a 6 meses de la trágica inundación donde perdieron prácticamente todas sus pertenencias.

[video_container code=”Uq8Pj7Hkh0I”]

La marca de agua aún pintada en las paredes les recuerda a sus moradores la evidente falta de atención y respuesta oportuna de las autoridades para reconstruir los daños que el agua causó.

Entrevistados durante un recorrido realizado por Línea Directa en la zona afectada, los pobladores de las comunidades antes mencionadas comentaron, a seis meses de la inundación, que aún siguen esperando la ayuda prometida.

“Según nos iban a ayudar unas personas pero ya no vinieron, el apoyo más principal que eran las casas, quedaron muy sucias, no vinieron a fumigar, no vinieron a darnos para la pintura o arreglarnos”.

“Ahí había coralillos enterrados en el lodo, había ciempiés, nos la rifamos lindo y bonito, entonces quedaron de venir después de que nosotros lavamos nuestras casas con desinfectante, con cloro, yo que sé con jabón”.

“Dijo que para en enero, más tardar para febrero después del 20, ya va a entrar abril y a nosotros no se nos ha resuelto nada”.

“Ya no regresaron, estamos esperando pero pues ya pensamos que ya no van a venir, ya seis meses, ya es mucho”.

Hubo quienes sí recibieron apoyo de las autoridades municipales, estatales, federales e incluso de algunas asociaciones, como despensas, colchones y una que otra cazuela, sin embargo, la promesa de rescate fue mayor, como reparar enjarres, puertas, pisos y techos, además de pintura que nunca llegó.

“Colchones que no nos sirvieron, pobrecitos si nos trajeron unas cazuelas los de Ahome pero pues de muy mala calidad y no nos sirvieron las cazuelas”.

“A mí lo único que me duele y me da coraje pues andaban casa por casa viendo lo que tenía y tengo miedo que le caiga la casa encima”.

“Y a usted le faltan puertas, le falta pintura, y si nosotros nos ilusionamos van a venir pero no ya no vinieron”.

“Dijeron que iban a venir a enjarrarnos la casa, hasta ahorita no se ha visto nada, mi casa está carcomida”.

Las amas de casa refirieron que las autoridades de los diferentes ámbitos de gobierno sólo les dieron promesas y atole con el dedo.

“Las cosas como son: como le digo, haz de cuenta como dice la vecina nos dieron atole con el dedo nada más, supuestamente nos iban a ayudar sobre el enjarre y los hoyos que quedaron ahí en la casa y ahorita estamos todos en un solo cuarto”.

“Puros ofrecimientos pero no se hizo nada, hasta ahorita no se ha hecho nada”.

“Pues lo que falta de la casa, que iban a venir a arreglar pero todavía no ha habido nada, reforzar el techo no han vuelto, sabe si irán a venir más adelante, nomás llueve se trasmina”.

A seis meses de la inundación ocurrida el 19 de septiembre del 2018, el miedo es evidente entre los moradores de las endebles viviendas que fueron cuarteadas por el agua, al referir que no tardarán las nuevas lluvias, y la humedad causará daños debilitando techos, paredes y pisos al grado de derrumbarlos y dejarlos sin hogar.

Fuente: Línea Directa

Comentarios