Centro

Video: 17 de octubre de 2019… el caos, las balas y el ‘pesado’ al que dejaron ir en Culiacán aquel ‘Jueves Negro’

Línea Directa narró minuto a minuto los hechos que conmocionaron a Sinaloa, que lo mantuvieron en incertidumbre, y dio cuenta del motivo que a un año de distancia, nadie olvida

Imagen del momento en que Línea Directa quedó en el fuego cruzado el Jueves Negro.

Imagen del momento en que Línea Directa quedó en el fuego cruzado el Jueves Negro.

Sinaloa.- Parecía una tarde normal para la capital de Sinaloa. Aquel 17 de octubre de 2019, Culiacán registraba un calor agobiante y una calma “extraña”, pero la vida continuaba.

Te sugerimos: Sintió de cerca la muerte el 17 de octubre de 2019; ‘ese día volví a nacer’, recuerda

Cerca de las tres de la tarde, los restaurantes y centros comerciales estaban llenos, la ciudad seguía su curso, pero en punto de las 3:11 de la tarde… las armas sonaron.

Línea Directa vivió una de las jornadas más intensas en toda su historia.

Las horas de incertidumbre en que solo se escuchaban disparos y se generalizaba la alerta “¡no salga, el peligro está latente!”, se apoderaron no solo de Culiacán, sino de todo Sinaloa, una “guerra” estaba activa.

Así como los disparos crecían, también los videos se viralizaron. Las imágenes de grupos armados en camionetas con logotipos de empresas que tomaban por asalto a automovilistas, empezaron a circular. “Volaban” en Whatsapp videos de hombres estableciendo barricadas con camiones de pasaje, controlando el epicentro de la justicia en Sinaloa, ya que fue justo frente a la Fiscalía General del Estado, en donde se vivió la parte más cruda de esta “guerra”.

El estruendo de barrets, granadas y armas de gueso calibre sonaban en el aire; se veían imágenes de civiles corriendo en las calles, abandonando sus carros, buscando un lugar para refugiarse.

Después, el video de la fuga de los reos de penal de Aguaruto, se viralizó, y con ello también los primeros audios de los presuntos grupos que advertían una “limpia” y el rescate de alguien que hasta el momento era desconocido, “un pesado” del que nadie quería confirmar el nombre.

Hacia las 5:00 de la tarde, otro rumor… la toma de una base del Ejército Mexicano en la capital del estado, con presuntas víctimas y el confinamiento de altos mandos de las Fuerzas Armadas.

Debes leer: ‘Sinaloa vio despertar a la bestia’: Así reportó la prensa internacional el ‘Culiacanazo’

Eran casi las 6:00 de la tarde, tres horas habían pasado desde de que todo comenzó, y las cosas pasaron a otro nivel. Sinaloa entró en estado de sitio, el reporte de casetas de peaje bloqueadas, carreteras tomadas en puntos clave por hombres armados y camiones de pasaje en llamas, como muro de contención, eran el testimonio de quienes vivían la situación en las calles y carreteras, los propios ciudadanos.

Para ese entonces ya había una confirmación sobre lo que sucedía, emitida por el periódico La Jornada: “el operativo fue para capturar a un hijo de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán”.

Posteriormente altos mandos federales se trasladaron a Sinaloa para seguir desde el ojo del huracán el operativo; el secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, y los titulares de la Sedena y Semar encabezaron la rueda de prensa en Culiacán, en donde se confirmó el nombre, la captura y posterior liberación de Ovidio Guzmán López, hijo del capo mexicano encarcelado en Estados Unidos.

El 18 de octubre inició con incertidumbre, con nueva evidencia de cómo Ovidio Guzmán aquel “jueves negro” estuvo detenido y lo dejaron ir; el operativo que montaron las fuerzas especiales y el “paren todo, no quiero que haya desmadre”, del hijo de “El Chapo” Guzmán, daban la vuelta al mundo.

Tuvieron que pasar días para que el gobierno de la República admitiera que sabía del operativo, los motivos y el por qué se liberó al presunto delincuente. Y pasaron 8 meses más para que, luego de semanas de cuestionamientos, al fin el 19 de junio de 2020, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reconociera que fue él quien ordenó y autorizó liberar a Ovidio Guzmán López para evitar que cientos de inocentes murieran.

Línea Directa narró el minuto a minuto de estos hechos, que a un año de distancia siguen latentes, no solo en las estructuras de edificios dañados por las balas de grueso calibre, ni por los autos quemados, o por la incertidumbre de las más de 15 horas que se vivieron en Culiacán, sino también por las vidas que se perdieron y aquellas que se liberaron por una decisión que fue duramente criticada a nivel nacional e internacional, pero que según la máxima autoridad, evitó que cientos de personas inocentes perdieran la vida aquel 17 de octubre de 2019, que queda en la historia como el “Jueves Negro en Sinaloa”.

Advertisement

Fuente: Línea Directa

Comentarios

leo. consequat. Praesent quis, eleifend sed et, luctus