Salud

Una vida de dolor constante… así es la ciática

Para Rosy con más de 10 años padeciendo el problema, tener esta condición ha representado una tortura, que a pesar de los cuidados, regresa

Dolor de espalda (Ilustración)

Dolor de espalda (Ilustración)

México.- Para “Rosy” fue como una espada que se encajó sin aviso y sin miramientos en la parte central de cintura; un tirón al realizar los quehaceres del hogar a los 33 años marcó su vida y hoy, 10 años después, el problema sigue.

Ese fue el inicio de una vida de dolor, de un padecimiento que se controla y regresa, que la mantiene “chueca” ya que estar derecha no pueda; además no la deja estar mucho tiempo de pie, ni sentada, ni acostada, y que de manera constante le  recuerda que probablemente su vida sea siempre de cuidados.

Como Rosy, miles de personas sufren diariamente de este padecimiento incapacitante, doloroso y por demás molesto… ¡la ciática!

Constantes idas al médico, medicamentos para el dolor, controlar peso, estrés, malas posturas, cargar cosas pesadas, en fin, es la rutina de quienes padecen este problema que se caracteriza inicialmente por un dolor de pierna (y posiblemente de hormigueo, adormecimiento o debilidad) que empieza en la parte inferior de la espalda y pasan por los glúteos y el nervio ciático mayor en la parte posterior de la pierna

Con frecuencia es caracterizada por la presencia de uno o más de los siguientes síntomas:

  • Dolor constante en una nalga o en una sola pierna (rara vez puede presentarse en ambas piernas)
  • Dolor que se agudiza al sentarse
  • Quemazón o hormigueo que bajan por la pierna (en vez de un dolor sordo)
  • Debilidad, adormecimiento o dificultad para mover la pierna o el pie
  • Dolor constante en una nalga
  • Dolor punzante que pueda hacer difícil ponerse de pie o caminar

El dolor de la ciática puede variar desde infrecuente e irritante hasta constante y debilitador.

Los síntomas específicos también varían mucho en cuanto al tipo de síntoma, el lugar afectado y su gravedad; todo depende de la afección causante de la ciática. Aunque los síntomas pueden ser muy dolorosos, rara vez producen daños permanentes (daño tisular) en el nervio ciático.

Si te familiarizaste con alguno de los síntomas anteriores, es importante que consultes a tu médico y prevengas más episodios de este tipo, ya que vivir “doblado” no es vida.

Fuente: Línea Directa

Comentarios

vulputate, Praesent luctus sed id, ut ut id velit, Curabitur