Centro

Taty, la enfermera que combate el COVID en Altata

Tatiana Gallardo dejó Tijuana para atender a sus hermanos enfermos en Altata pero ante la necesidad se convirtió en la enfermera que lucha contra el COVID en el puerto

La enfermera Taty atiiende pcientes a pesar de que eso significa poner en riesgo su propia salud. (Cortesía)

La enfermera Taty atiiende pcientes a pesar de que eso significa poner en riesgo su propia salud. (Cortesía)

Culiacán, Sin.- Cuando no había quien velara por la salud de los enfermos de coronavirus COVID-19, en Altata, nació la figura de “Taty”, una enfermera del puerto que arriesga su vida y la de su familia para atender a decenas de pacientes.

Tatiana Jazmín Gallardo Rodríguez se desempeñaba como enfermera del Hospital General de Tijuana, cuando dio positivo por coronavirus, lo que le obligó a estar resguardada por 28 días. Apenas libró su enfermedad y se enteró que sus hermanos también habían dado positivo por COVID-19. Ante la preocupación por la salud de sus hermanos y la de su madre, que es diabética, decidió solicitar una licencia sin goce de sueldo para cuidar a su familia.

Te puede interesar: Aclara Hospital General que no retuvo cuerpo por adeudo

“Me tuve que venir porque también mis hermanos salieron positivos. Mi mamá es diabética. Cuando yo llego aquí, veo un Altata sin protección, sin protocolos sin nada”, comentó.

Tatiana Gallardo implementó el tratamiento al que fue sometida en Tijuana en sus hermanos, a la par que el virus se extendía por todo el puerto.

A los días, una vecina le pidió ayuda para atender a su esposo. Aunque temía por la salud de su madre aceptó, pero la enfermedad del hombre se encontraba muy avanzada, sufría de obesidad y esto terminó por costarle la vida. Sin embargo, a partir de ahí se convirtió en la enfermera que combate el COVID en Altata.  

Debes leer: ¡Con todo! Intensificarán campaña sobre el uso del cubrebocas en Sinaloa

“Me preguntó a mí que si yo podía apoyarle, entre lágrimas. Por un lado, con el problema de mi mamá diabética, yo no quería arriesgarme tanto pero también vi la necesidad, que ocupaba apoyo la gente. Después, en la tercer casa de aquí, cayó el COVID, entonces viene sus hijas y me dicen, ‘¿nos puedes apoyar?’, y así se fue haciendo”, relató.   

Gallardo Rodríguez señaló que está trabajando solo con la ayuda de sus familiares, la familia de los pacientes y algunos ciudadanos de Altata que se han unido para donarle insumos, y que ella pueda prestar sus servicios con todos los protocolos necesarios para evitar contaminarse.

“Ando todo el día y toda la noche por toda la calle, de casa en casa. Cada vez que entro a una casa tengo que hacer un protocolo, hay un área donde yo llego y me visto, me calzo y ya entro al cuarto. Igual de salida, tengo para echar lo contaminado y los trajes me los traigo en una bolsa, y me sanitizo al salir de la casa”.

Te recomendamos: Fallida estrategia contra COVID-19 aumentó muertos y generó mafias en Sinaloa: PAN

Actualmente, “Taty” atiende alrededor de 14 pacientes, cuatro de ellos delicados de salud, por lo que hizo un llamado a las autoridades para que implemente protocolos sanitarios más rigurosos, ya que los visitantes que recibe el puerto no respetan estas medidas.

“Hacerle a las autoridades una invitación a que de perdida implementen un protocolo porque la gente que viene de fuera, es la que no respeta. Igual, invitar a la gente de aquí de Altata que siga apoyando, que sigan aportando un granito de arena, para cuidarnos todos y poder combatir esta enfermedad”, expresó.

Por último, Tatiana Gallardo pidió a las autoridades y la gente en general aportar cubrezapatos, guantes, careta, gogles, trajes términos, antibacterial, sanitizante y alcohol, para poder seguir prestando sus servicios a los pacientes más necesitados.

(GR)

Advertisement

Fuente: Línea Directa

Comentarios

consectetur mattis neque. id, ut Phasellus Lorem facilisis ut