HOTDOGS

¿Y los “baja avión”? En riesgo, tradición de “cenar” hot dogs al salir del antro en Zona Dorada de Mazatlán

Alejandra García tiene seis años trabajando en el lugar, donde acuden visitantes de todo el mundo; sin embargo, esta tradición está en riesgo pues el Ayuntamiento planea reubicar a los "hotdogueros" de la Zona Dorada

Escrito en SINALOA el

Mazatlán, Sinaloa.- Los Hot Dogs “Doña Rosa” tienen cerca de tres décadas en la Zona Dorada de Mazatlán, con una primera ubicación afuera de la famosa discoteca Valentinos, y desde hace algunos años en la banqueta del terreno junto al hotel Gaviana, antes Ramada. 

Por la edad de su propietaria, desde hace seis años Alejandra García se hace cargo del negocio, por el que han pasado turistas de todas partes del mundo, desde árabes, estadounidenses, europeos, asiáticos y por supuesto, mexicanos de toda la República, al concluir la fiesta en alguno de los antros o bares. 

“Sí pues la Zona Dorada es una buena zona para trabajar porque pues este lugar es ya reconocido porque pues vienen de todos los países del mundo, llegan a comer ahí, coreanos, árabes, de Australia, de todos lados, y es lo primero que te dicen, que es una tradición que si vienes a Mazatlán y no te comes un hot dog ahí en la Zona Dorada, es como que si no hubiera llegado a Mazatlán nunca a ‘bajar avión’ ahí”.

Es ya una tradición salir de uno de los bares de la Zona Dorada de Mazatlán con unas copitas encima y comerte un delicioso hot dog para disminuir los efectos del alcohol, o como dicen coloquialmente, “bajar avión”. 

Los hot dogs de la cara turística son tradicionales por la cantidad de toppings que ofrecen los comerciantes, desde champiñones, guacamole, queso amarillo, jalapeños en cuadritos o salsa, hasta frituras de papa triturada o cebolla caramelizada, que le dan un sabor y toque diferente al alimento, que oscila en los 50 pesos. 

Actualmente se lleva a cabo la construcción de una plaza en el terreno donde colocaban sus puestos ambulantes, y que vendrá a eliminar la presencia de ellos, por lo que Alejandra junto con el resto de sus compañeros, esperan tener una buena negociación para su reubicación en algún punto de este sector turístico, para seguir ofreciendo sus propuestas gastronómicas.

El pasado lunes, la oficial mayor de Mazatlán, Nayla Adilene Velarde Narváez, aclaró que no se les renovaron los permisos  a los comerciantes de la zona porque ya no pueden estar ahí, debido a un ordenamiento que se hará, además porque en el terreno de un costado del hotel Emporio se construirá una plaza con sus respectivos locales y los que venden hot dogs y hamburguesas obstruirían el paso a los peatones, lo que es un riesgo para el destino.

La funcionaria local precisó que como autoridad están en la mejor disposición de apoyar a los comerciantes dedicados a la venta de alimentos preparados en la vía pública para reubicarlos en cualquier parte de la avenida Camarón Sábalo,