CONFLICTO

Designación de funcionarios en Mazatlán podría llegar hasta tribunales: Abogados

La ley es clara y marca las facultades para designar a los funcionarios, pero también de quien finalmente debe avalar o no en el caso de un secretario de la Comuna, tesorero y oficial mayor

Designación de funcionarios en Mazatlán podría llegar hasta tribunales Abogados.El delegado de la Confederación de Colegios y Asociaciones de Abogados de México en Sinaloa enfatizó que, con base a la ley, se marcan las facultades de ambas partes y si alguno excede o usurpa, será sujeto a las acciones legalesCréditos: LÍnea Directa
Escrito en SINALOA el

Da click aquí y encuentra más información de Línea Directa Portal en nuestra página de Google News

Mazatlán, Sin.- La designación del secretario de la Comuna, tesorero y oficial mayor, por ocho regidores en una sesión de cabildo con la ausencia y sin venir a propuesta del alcalde de Mazatlán, no sólo es un caso inédito, sino que podría derivar en los tribunales, ya que la ley municipal es clara al dar nombramientos, apuntó José Antonio Serna Valdés.

El delegado de la Confederación de Colegios y Asociaciones de Abogados de México en Sinaloa enfatizó que, con base a la ley, se marcan las facultades de ambas partes y si alguno excede o usurpa, será sujeto a las acciones legales  

“Aquí evidentemente no fue una propuesta del alcalde, sin embargo, le atribuyen de no haber ido a la reunión; por otro lado, hay que ver quién emitió la convocatoria. Sin duda hay una serie de cuestiones que han sido muy polémicas, que al final de cuentas lo que pudiera haber es una consecuencia o el origen de un juicio, tal vez de nulidad o responsabilidad administrativa o hasta electoral”.

El litigante dijo que es evidente que el Ayuntamiento de Mazatlán comienza a vivir una crisis de ingobernabilidad y crea una serie de confusiones ante los ciudadanos, ya que mientras la Comuna defiende que hay encargados de despacho, el cabildo tomó protesta a los que asumirán aparentemente el cargo, mientras se dirime legalmente, pone en aprietos la función administrativa.