Norte

Sólo 30% de feligreses capacidad permitida en misas, a partir de este 28 de junio

El uso del cubre bocas es obligatorio, así mismo se dispensa la asistencia de adulto mayores, con enfermedad crónica degenerativa que ponga en riesgo su salud o sea vulnerable al contagio

Los Mochis, Sin.- De acuerdo al comunicado emitido a los presbíteros, diáconos, consagrados y fieles laicos de la diócesis de Culiacán, respecto a la reapertura gradual de la actividades parroquiales en tiempos de pandemia, se les ha instruido en la circular número 6/2020, reanudar la participación presencial de feligreses en las diversas actividades del templos parroquiales.

A partir de este domingo 28 de junio se permitirá un aforo inicial y hasta nuevo aviso de solo el 30 por ciento de asistentes correspondiente a la capacidad de cada una de las parroquias.

En la práctica diaria ir resolviendo de acuerdo a la generosidad de cada párroco, en dado caso de que el número de asistentes sea mayor dar el servicio posteriormente en próximas misas, informó el Vicario Episcopal de la zona norte, sacerdote Eduardo León Galindo.

“A partir del próximo domingo del total de ocupantes que pueda tener cada templo parroquial vamos a comenzar con el 30% en el sentido de la racionalidad de la sana distancia”

¿Va haber alguna ocasión de que les van a limitar la entrada porque ya se cumplió ese 30% al interior?

“Si exactamente, hablando con alguno de los sacerdotes compañeros ahí es donde viene el ir resolviendo en la práctica, pues habría que tener ahí alguna solución en la generosidad del padre”.   

Como medida y protocolo de seguridad y sanidad al interior del templo, se pide el uso obligatorio del cubre bocas, la aplicación del antibacterial, así mismo se dispensa la asistencia de la Santa Misa a los adultos mayores, con enfermedades crónico degenerativas que ponga en riesgo su salud o sean más vulnerables al contagio, puntualizó el sacerdote.

Se reanudan las celebraciones de los sacramentos de iniciación cristiana como bautizos, confirmaciones y primeras comuniones, asimismo, la de quince años y bodas, cuidando y asumiendo la orientación que han solicitado las autoridades de salud en Sinaloa, expresó el vicario. 

“Dar este primer paso creo que es importante a la hora de retomar nuestras actividades o lo que llaman nueva normalidad, por ejemplo, los matrimonios, hay algunos sacramentos que la verdad no revisten mayor complejidad porque digamos que no tienen la afluencia de gente que tienen las misas, se pueden realizar pero pues son los mismos criterios en la enfermedad y en la preservación de la salud”.

¿El uso de cubre bocas para todos los asistentes?

“Obligatorio”.

Cabe mencionar que las misas de cuerpo presente continúan con los cuidados y protocolos debidamente señalados.

La idea es continuar al servicio, entrar en la dinámica y acompañamiento de la nueva normalidad, enfrentar como laicos maduros el proceso y los retos que en la actualidad se vayan presentando, comentó el padre Eduardo.

“Retomar y aprender e ir resolviendo en el proceso porque la verdad no sabemos, creo que todavía hay mucho miedo, hay incertidumbre de parte de las personas, pues no sabemos cuantas personas vayan a venir, y por otra parte pues el desafío que no pueden estar todas las personas que antes de la pandemia podían estar en los templos, ósea que ese es un reto muy interesante”.

Ya dependerá de cada parroquia la instalación de los distintos filtros sanitarios, como los arcos, tapetes sanitizantes y la división y/o separación de bancas para mantener las distancias autorizadas y permitidas por la secretaria de Salud y autoridades en el Estado.

Fuente: Línea Directa

Comentarios