Norte

‘Sientes que te quemas por dentro’: Médico contagiado de COVID-19 cuenta su experiencia

El virus se comporta como un síndrome febril, como dengue, relata. Les llegó tarde el equipo y la protección, no supo dónde se contagió, solo sabe que de manera repentina tuvo los síntomas

Guasave, Sin.- Es una temperatura que sientes que te estás quemando por dentro, un dolor intenso de cabeza y de ojos y la pérdida total del apetito. El doctor Rolando Mercado, síndico procurador del municipio de Sinaloa, narra la historia que está viviendo, contradictoriamente como paciente de un virus donde los más expuestos son los trabajadores médicos.

Siendo funcionario de la administración municipal de Sinaloa, refiere que salía hasta hace dos semanas a hacer labores preventivas junto con personal de la Jurisdicción Sanitaria número 2, tuvo contacto con muchas personas, incluso con quienes llegaron de Japón, por las tardes también atendía su consultorio médico, hasta que hace 10 días de manera repentina empezó a tener los síntomas.

“Yo inmediatamente nada más sentí síntomas, fiebre que me quemaba, dolor, que no eran normales, yo ya no salí, me quedé en mi casa, a resguardarme y a saber qué es lo que tenía, de hecho, me hice estudios y en los laboratorios se comporta como un dengue clásico, baja los leucocitos, baja las plaquetas, se alteran los linfocitos”, explicó.

Tiene ya 10 días en resguardo en su domicilio, fueron dos días de intensa temperatura en los que el apetito se bajó al grado de no poder pasar alimento, todo le causaba náuseas, luego le vino el dolor muscular y accesos de tos seca.

Puede interesarte Síndico Procurador de Sinaloa da positivo al COVID-19

El médico de profesión refiere que fueron cuatro días los más intensos de la enfermedad con estado de afectación generalizado, ya solo le restarían cuatro por completar en el aislamiento, pero hace cuatro días la mejoría ha sido importante.

¿Dónde se contagió? No lo sabe, pero lamenta que él sea fiel muestra de lo expuestos que están como personal médico y de enfermería.

“Desgraciadamente los recursos a los hospitales nos llegaron muy tarde, los cubrebocas que teníamos no eran suficientes ni el equipo para protegernos, y el estar en contacto con todo paciente día con día, el problema es que a veces no sientes nada y pues es difícil decirte dónde lo agarré porque la literatura es muy escasa aún “, relató

El médico reconoce que la diferencia en estos casos cuando no se tiene aún un tratamiento para el combate de la enfermedad, la hace el medicamento en los primeros síntomas, en su caso probó con paracetamol y baños de agua tibia, para bajar la fiebre. Al tercer día inicié un antiviral cada 12 horas junto con un antibiótico y un antiinflamatorio no esteroideo.

Advertisement

Fuente: Línea Directa

Comentarios

suscipit consequat. commodo Curabitur risus. ipsum dolor quis, Lorem vel, diam consectetur