Norte

Se defiende chofer de Uber: ‘Agarró el lápiz labial y lo embarró por todo el asiento’

“Hay un Dios”, aseguró al dar su versión de los hechos sobre lo que considera una difamación de una usuaria; no fue conflicto porque le pusieran ‘una estrella’, dijo

Guasave, Sin.- Fue la pasajera quien le rayó los respaldos de los asientos traseros del carro, defendió el conductor de Uber, que el pasado jueves fue boletinado por una usuaria de la plataforma diciendo que se había enfurecido en su contra porque le había dado una estrella.

El hombre de quien se omitirán sus datos generales, destacó que las cosas no ocurrieron como lo está publicando la clienta, sino que trata de difamarlo, por ello ya acudió tanto a la dirección de Seguridad Pública como a la agencia del Ministerio Público a orientarse por la situación de desprestigio de que dice estar siendo objeto.

Te puede interesar: Se enfurece conductor de Uber contra usuario; le dieron una estrella

“No es justo la verdad, me anda quemando por todas las redes y eso, si fue una cosa que cometió ella, la señora agarra a la niña y la sube y la niña traía llenos de lodo y arena sus zapatitos; yo le dije: disculpe, los asientos no son para que pare a la niña, -yo se lo voy a limpiar, así me contestó”, relató el chofer.

Negó la versión de que haya arrancado el viaje en sentido contrario como lo dijo la usuaria reportando un mal servicio de su parte. El automóvil 2020 con el que brinda el servicio es propiedad de su esposa y es ella quien está dada de alta en la aplicación.

Una vez que concluyó el viaje y se dispuso a limpiar el vehículo se percató de las condiciones en las que los pasajeros le habían dejado los asientos traseros y por ello, reconoció, fue a buscar al esposo de la mujer a su negocio, únicamente para exponerle la situación de abuso que había cometido ella.

“En el transcurso del viaje ella agarró un lápiz labial y me lo embarró por todo el asiento. En buen plan voy y busco al esposo para que le llamara la atención y que me limpiaran el carro. Ella luego empezó a toma fotos y a gritar que le quería pegar, yo le dije: sabe qué señora así deje las cosas, nada más acuérdese que hay un Dios arriba”, aseguró.

Quien lo atendió en el momento en que acudió al negocio fue una tía de la señora con la que entró en controversias, aclaró, misma que se percató de las condiciones en las que estaban los asientos, y sin pedírselo, llamó a la aludida, fue entonces cuando se dio el enfrentamiento verbal y la clienta lo acusó de haberla agredido.

El conductor de Uber calificó como una injusticia lo que está ocurriendo y manifestó que hizo llegar todos los datos a la empresa, quien lo ha respaldado, ante la embestida pública de que está siendo objeto.

Fuente: Línea Directa

Comentarios

eleifend nec diam ipsum eget id, ut