Agropecuaria

Reina la desilusión entre pescadores de altamar: ‘Nos dejaron sin trabajo’, aseguran

Mauro Castro Quintero expresó que las condiciones son difíciles para los trabajadores del mar, ya que muchos no cuentan con edad para buscar empleo en otras actividades

MUELLE PESQUERO PARQUE ALFREDO V. BONFIL (6)

MUELLE PESQUERO PARQUE ALFREDO V. BONFIL (6)

Mazatlán, Sinaloa.- La mano de obra de las embarcaciones camaroneras de Mazatlán se encuentra desilusionada de la respuesta negativa que diera el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, a la petición de un subsidio al diésel marino, sobre todo porque notan poca esperanza en que la situación cambie expresó Mauro Castro Quintero.  

El representante de pescadores en el puerto explicó que aunque los diputados federales, el alcalde de Mazatlán y personal de Conapesca les han dado un excelente trato, no dan la garantía para conservar sus empleos en la próxima zafra camaronera y tampoco existen las condiciones de migrar a otros sitios pesqueros, porque el problema es nacional.

Puedes leer: Sorprende a Canainpesca que AMLO se niegue a atender al sector pesquero, que ‘agoniza’ 

“Ya la gente está muy desanimada y pues no sé qué es lo que vaya a pasar, si ya buscarle por otro lado, a ver en qué nos empleamos o a ver porque la gente ya está muy desilusionada, no hemos encontrado una respuesta positiva a nuestras peticiones y lo que queremos es trabajar”. 

Mencionó que el problema se da con el retiro de programas para los empresarios, ya que ellos como mano de obra sufren las consecuencias y la pesca tiende a desaparecer, porque el apoyo que presumen las autoridades para los pescadores de siete mil 200 pesos, aunque es bienvenido, no alcanza para cubrir las necesidades de todo un año, menos si les quitan el trabajo. 

Detalló que tan solo en Mazatlán son cerca de tres mil 500 pescadores los que sufrirán el desempleo, más las mujeres que trabajan en la maquila de camarón y los chinchorreros; además la economía tan solo del puerto se verá afectada, sin contar todas las ciudades en México que también dependen de la actividad primaria.  

“Por antigüedad nosotros quitamos fiado, prestado, con la condición de que vamos a pagar el primer viaje, entonces, si el gobierno nos hubiera dicho con tiempo ‘les voy a quitar el trabajo’ talvez nosotros le hubiéramos buscado desde antes una alternativa o no nos hubiéramos endeudado, porque de alguna manera tenemos que sobrevivir y comer y llevar el sustento a nuestras familias”. 

Agregó que el panorama es desolador porque además desde hace unos años atrás, pocos son los jóvenes los que se interesan en la pesca, por lo que la población trabajadora cuenta con una edad que sobre para los cincuenta años de edad, y al quedar sin empleo será difícil conseguir un trabajo del cual puedan sobrevivir.  

LM

Fuente: Línea Directa

Comentarios

nunc libero. risus commodo Donec quis, luctus id, non