HOMICIDIO GUASAVE

Un dolor en el pecho le hizo presentir la muerte de su hijo; “se lo estaban comiendo…”

Era el reclamo de una madre impotente de suplicarle a Dios que llegara con vida al Hospital General después de ser apuñalado presuntamente por su primo

Escrito en SINALOA el

Guasave, Sin.- La impotencia de una vida perdida le hacían gritar desgarradoramente, a la madre de Wilfrido un dolor en el pecho le avisó de que algo malo pasaría, en ese momento no sabía de qué se trataba pero después se percató: su hijo había sido apuñalado.

Da click aquí y encuentra más información de Línea Directa Portal en nuestra página de Google News  

Fueron ellos, los padres y su hijo mayor quienes lo trasladaron al Hospital General en una camioneta, en cuanto les avisaron que Joel, el primo presuntamente lo había atacado directo al corazón con tres puñaladas, la vida se les fue en el camino, el tiempo es demasiado largo de La Trinidad a la ciudad cuando se corre peligro de muerte, no hubo más qué hacer.

Un joven de escasos 20 años de edad contemplaba de cerca el cuerpo ya sin vida en el asiento trasero de la camioneta Escape. Todavía conservaba un pañuelo que había puesto sobre su frente para evitar que el sudor le llegara a los ojos mientras pastoreaba los animales; su mirada estaba perdida ante la tragedia de la que su padre era la víctima.

“Pagará peor por lo que hizo”, expresaban cuando reclamaban al supremo que todo el camino le suplicaron llegara con vida, era casi imposible, tres orificios directos al corazón fueron mortales.

El padre de Wilfrido ya estaba de salida a los corrales cuando le avisaron de la tragedia: “cosas de borracheras”, comentó cuando se le cuestionó la razón, no quiso averiguar mucho, lo único que quería era salvar a su hijo pero lamentablemente no lo logró.

43 años tenía “El Chichí” como le llamaban en el rancho, por la mañana había llevado la leche a casa de su madre sin saber que no regresaría ya con vida, eran sus últimos momentos terrenales.