VACUNACIÓN

¡Quiero vacunar a mi hijo contra el COVID-19! ¿Cuánto me cuesta un amparo?

No ha sido solamente recursos económicos, sino labor social, asegura abogado amparista que está tramitando la defensa, lo hacen sin costo para familias pobres

Escrito en SINALOA el

Guasave, Sin.- Entre 15 y 20 mil pesos cuesta un amparo que permita a los padres de familia tener un soporte jurídico para proteger a sus hijos con la vacuna antiCOVID-19, porque se trata de una garantía a la que el estado se encuentra obligado, dijo un abogado amparista.

Da click aquí y encuentra más información de Línea Directa Portal en nuestra página de Google News  

El abogado Héctor Flores Sandoval, integrante de un equipo jurídico que ha emprendido este tipo de defensas en Sinaloa, argumentó que más allá que por los recursos económicos, han tomado el caso como un apoyo ciudadano, pues hay situaciones en las que los padres son de escasos recursos y ahí actúan como un servicio social.

Destacó que en este momento tienen ya varios recursos que han ganado, incluso para ser vacunados a partir de la próxima semana, la Dirección de Bienestar se ha puesto en contacto con ellos para darles fechas de la aplicación del biológico y lugar, se trata de niños con alguna comorbilidad, pero también aquellos que se encuentran sanos.

“La campaña nacional de Salud ya casi terminó con todas las edades, se estaban negando algunos amparos con el argumento de que aún no terminaban, pero nosotros interpusimos recursos contra esas negativas y ahí le señalamos a los magistrados que estos argumentos ya están desfasados, ahorita ya está autorizada por la Cofepris aquí en México y por la OMS. Mientras el Gobierno Federal no quiera vacunar a los niños, nosotros aquí estamos tramitando los amparos para la gente que quiera”, sostuvo.

El abogado penalista dijo que esta situación ha cobrado fuerza y la idea es poder obligar mediante recursos jurídicos al gobierno para que no discrimine a los niños que quieran protegerse, muchos de ellos que mentalmente requieren socializar pero que no van a clases presenciales ni salen de sus casas por el temor de infectarse, que su estado se agrave y lamentablemente mueran.