Centro

No es justo que las manos de esos cab… le hayan robado su sueño: Madre de joven ‘levantado’

María Guadalupe denunció ineficiencia por parte de las autoridades y exigió justicia para su hijo Jesús Manuel, quien hace siete meses fue privado de su libertad

Culiacán, Sin.- Jesús Manuel, un joven trabajador, honesto y de buenos sentimientos, como lo describe su madre, desapareció de su departamento el pasado 24 de febrero, privado de su libertad por tres sujetos, según lo que han arrojado las investigaciones, sin embargo a siete meses de su desaparición las autoridades no han dado con su paradero ni el de los presuntos delincuentes. 

Con un grito desesperado, su madre, María Guadalupe, exige justicia para Manuel, quien trabajaba en los laboratorios de la Universidad Autónoma de Sinaloa y era comerciante, vendía diversos artículos a través de las redes sociales. 

“No es justo que en manos de esos cabrones le hayan robado su sueño, su vida. No es justo y pido justicia y no voy a descansar hasta encontrarlos a esos malditos. No va a haber lugar donde se escondan, donde yo no los pueda encontrar”, expresó. 

Tras siete meses de búsqueda, María Guadalupe denuncia una gran ineficiencia por parte de las autoridades, las cuales quedaron evidenciadas desde el primer día de la investigación. 

“El investigador que traía el caso de mi hijo cometió muchos errores, con el perdón tuyo, valen para puritita… Y no soy la única, estoy en un grupo de rastreadoras, lo comenté con las compañeras al principio que yo ingresé a ese grupo, y no hay una que no me haya dicho: nombre, esos investigadores, si había evidencia las hacen agua”, comentó. 

Ante la ineficiencia de las autoridades y movida por el amor a hacia su hijo, Guadalupe salió a las calles a buscar información de su paradero, y las indagaciones dieron resultados cuando mediante una llamada anónima le hicieron llegar nombres, fotos, direcciones y contactos de los sujetos que presuntamente privaron de su libertad a Manuel. 

Toda esta información fue integrada a la carpeta de investigación y gracias a algunos errores de los delincuentes, como el ofrecer en redes sociales la mercancía y artículos personales de Manuel, se pudo comprobar la legitimidad de esta información. Aun así, María tuvo que contratar a un abogado penalista para que se levantara la orden de aprehensión en contra de los presuntos responsables. 

“Yo no soy abogada pero yo miraba que había tanta evidencia y le dije: oye, ¿Por qué no sacan la orden de arresto?, es demasiado esto. Contraté a un abogado penalista, buscando dinero que uno no tiene. Metí al abogado penalista y rápido salió la orden de arresto. ¿Cómo es posible que uno llegue a eso?, para presionar a estos cabrones que no quieren hacer bien su trabajo o lo hacen cuando les da la gana”, explicó. 

De poco sirvió que la orden de arresto fuera emitida el pasado mes de mayo, pues a la fecha las autoridades no han dado con los sospechosos. Lo que incluso ha llevado a pensar a María Guadalupe que las autoridades están protegiendo a los presuntos culpables. 

 “De repente paro y digo: estaré haciendo bien dándole información, que tal que ellos también los están encubriendo. Me pongo a pensar tonteras, pero no veo que los agarren, tengo que pensar de esa manera; que los están centaviando por aquel lado y se están haciendo pend… como que lo buscan y no lo encuentran. Le digo: cómo es posible, comandante Almanza, que estos lacras muertos de hambre se estén riendo de tu equipo, de tus agentes, de usted y de pasada de mí y de mi familia”. 

Ante esta situación, María Guadalupe hizo un llamado a las autoridades y al personal encargado de investigar la desaparición de su hijo, para que se sensibilicen y pongan todo de su parte para encontrar a Manuel y a las miles de personas que se encuentran desaparecidas. 

“Les pido, con la mano en el corazón, a todos ellos que se sensibilicen, que le metan ganas, que hagan bien su trabajo, que refuercen ese grupo y que le den las armas a esas personas para que puedan facilitarles el trabajo y a agarrarlos. Cuando digo armas, no me refiero a pistolas. Armas de trabajo”. 

María Guadalupe finalizó pidiendo a la sociedad, no dejar solas a las madres rastreadoras y aquellas personas que han perdido a un familiar, porque así como ella está pasando por esta situación, mañana podría ser cualquiera de nosotros los que ocupen sus zapatos.  

Advertisement

Fuente: Línea Directa

Comentarios

ipsum in ut mi, facilisis Donec