Centro

¡Superpapá y médico! Néstor, un padre digno de reconocimiento

Hace 10 años se quedó solo a cargo de la crianza de su hijo y desde entonces lucha todos los días por sacarlo adelante, al tiempo que cumple con sus responsabilidades como profesional de la Medicina

Culiacán, Sin.- Hace 10 años la vida de Néstor Inzunza Castro, un médico familiar del IMSS y profesor de la Facultad de Medicina, dio un brusco giro de 180 grados, y cayó en sus manos el que posiblemente sea el reto más grande de enfrentar.

En ese entonces, la relación con su pareja no se dio como se esperaba y hubo una separación, pero junto a esa experiencia también quedó un bebito de meses a su cargo, un pequeñito ser humano del que tendría que cuidar las 24 horas del día, ser parte de su crecimiento y darle la formación necesaria para enfrentar la vida.

En el marco del Día del Padre, Nestor cuenta a Línea Directa que cuando se quedó sólo con su hijo entró en pánico, pero el amor y la ternura que le causaba el niño, lo armó de valor para continuar.

“De momento sí entré en pánico porque era una situación difícil, estaba estudiando mi especialidad, primero sentí algo así como que sería muy difícil, que el mundo se te cierra, pero dije, no, ¿por qué?, si muchos pueden, si muchas pueden, por qué yo no voy a poder, si es mi hijo y voy a luchar porque salga adelante”.

Su familia ha sido esencial en la crianza de su pequeño, pues tiene como figura materna a su abuelita, pero el proceso no ha sido nada fácil, ya que Nestor tiene que combinar sus responsabilidades laborales con las de ser papá.

Cuenta que al principio “corría” a dejarlo a la guardería para continuar con su preparación académica, después vino la etapa preescolar y las manitas manchadas con colores y acuarelas aparecieron, ahora está en la primaria y se tiene que cumplir con juntas, tareas, prepararse en equipo para exámenes, y demás obligaciones.

Las hermosas experiencias han sido innumerables, pero también las ha habido difíciles, entre ellas, cuando el pequeño empezó a preguntar por su mamá, una etapa que quebró el corazón del súper papá.

“Yo creo que la vivimos juntos en la etapa preescolar, empezaron las circunstancias donde los niños preguntan ‘¿dónde está tu mamá, porque no viene tu mamá?’, entonces fue una etapa difícil cuando él me pregunta y me dice que por qué no está mi mamá con nosotros y le hablo con la realidad de que sí tiene a su mamá, pero que no vive con nosotros y que llegará el momento que esté grande y entenderá mejor las cosas”.

La recompensa ha sido verlo crecer, tenerlo todos los días, salir juntos de vacaciones, verlo aprender, lo que ha madurado, que es un niño cariñoso y muy inteligente.

Es un consentido claro, si quiere aprender a tocar guitarra, lo inscribe en una escuela, si quiere hacer deporte, entra a un equipo, planean juntos las idas al zoológico o al cine; sin embargo, tampoco es tan fácil como se oye.

Todos los días se levantan a las 6 de la mañana, desayunan juntos, cada uno se prepara, lo lleva al colegio, después lo recoge, si hay pendiente de tareas se trabaja en ellas, cenan juntos y así toda la semana llenas de actividades, pero con mucha organización.

El súper papá tiene un mensaje para aquellos que como él al principio les resulta difícil y es que sus hijos es lo más hermoso, dijo, que les va a suceder y no hay más que cuidarlos y proporcionarles todas las herramientas para que salgan adelante y sean niños, jóvenes y adultos funcionales.

Fuente: Línea Directa

Comentarios

dolor. mattis leo. risus. vel, mi,