Norte

¡Le lloraron y le sufrieron!: La historia de un cambio de cadáveres en Sinaloa

Fue humillante desde la llegada al hospital, donde la familia acusa supuesta negligencia; hasta tener que aferrarse a no salir con un cuerpo que no era el suyo y ver cómo lo depositaban en el suelo

Video: Activa el IMSS clases de Zumba gratis y en línea (Cortesía)

Video: Activa el IMSS clases de Zumba gratis y en línea (Cortesía)

Guasave, Sin.- Humillante fue el trato que le dieron a don Miguel Ángel en sus últimos momentos desde el ingreso al hospital hasta que se intercambiaron los cuerpos con otro de los cadáveres que estaban en el cuarto frío, aseguró la familia del adulto mayor de la sindicatura de Nío, quien fue sepultado dos veces.

DEBES LEER: ¡De corrido! Lo sepultaron dos veces; fue la ‘última broma’ de don Miguel

Su nieta, Michel Molineros y el novio de la misma, aseguran que cuando llegaron a la clínica número 32 del IMSS, pese a que su familiar traía los signos vitales comprometidos por el quinto infarto de que estaba siendo víctima, no se le ingresó al área de urgencias de manera inmediata, sino minutos después.

“Nos lo traían de un lugar a otro y nadie salía, nos decían por aquí no, por el otro lado, él falleció ahí por negligencia porque no nos atendieron a tiempo”.

“Para entonces ya le había salido sangre ahí sentado esperando, se los entregamos allá y salieron como a los 5 o 10 minutos a decirnos que ya había fallecido”, narraron.

Al ser notificados del deceso se dirigieron a la funeraria donde tenían el servicio pero para ir a recoger el cuerpo les pedían un certificado de defunción donde constara que no había muerto por COVID-19, sino por infarto, documento que en la clínica no quisieron entregarles alegando que don Miguel llegó al lugar sin signos vitales, cuando aseguran quienes lo trasladaron que hasta se puso de pie al bajar de la camioneta pero para no exponerlo más en “sillita” lo metieron al área de urgencias y en la sala de espera lo sentaron hasta que lo recibieron.

Aún con esta situación de negativa del certificado de defunción que les dijeron tendría que entregarles un médico legista, refieren que acudieron a buscar el cuerpo varias horas después acompañados por personal de la casa funeraria y fue ahí, al dar el nombre de Miguel Ángel Molineros, que les dijeron que no estaba en la morgue, que el único cuerpo que se encontraba era de una persona de apellidos López Sánchez.

“No tienen equipo, a nosotros nos exponen al querernos obligar a que entráramos sin protección, que teníamos que entrar a reconocer el cuerpo que estaba adentro, mi novio le dijo: -si tú no me prestas un equipo o me dejas que vaya por un equipo, yo no voy a entrar ahí; y le dijo: no pues es que es lógico, es obvio que tienes que entrar”, relató.

Al darse esta situación, el guardia de seguridad se metió para ver qué podía resolver pero al tardar más de media hora, aseguran que ellos fueron a buscar al personal de Trabajo Social y la subdirectora, de quienes no recibieron un buen trato porque pretendían que se llevaran el único cuerpo que ahí tenían, fueron ellos mismos quienes tomaron una segunda fotografía para mostrárselas y que verificaran la identidad: el cuerpo estaba barbado y con bigote, no era el caso de Don Miguel, quien nunca usó esos detalles.

“Me mostraron la foto y les digo: no es mi abuelo. – Es que no sabemos dónde está el cuerpo, es el único que hay, alegando que sí era pero que sólo se habían confundido de etiqueta, nos querían entregar ese cuerpo porque por su lógica era el único que quedaba, yo tuve que investigar el número de la funeraria, ellos no querían ni marcar, marcamos nosotros para decirles que se habían llevado un cuerpo equivocado”, dijo.

De acuerdo a la versión de la familia, fueron ellos mismos apoyados en el internet de su teléfono que consiguieron comunicarse con el personal de la funeraria Guadalupana, quienes se habían llevado el cuerpo de su abuelo, la única llamada que el personal hizo posteriormente fue a la otra familia y por petición de ellos mismos porque ni siquiera de esa manera les brindaron el apoyo.

“Fue muy humillante todo lo que pasamos, le dieron un trato a mi abuelo que no se merecía, al hacer el cambio de cuerpo a mi abuelo lo pusieron en el piso, se les cayó, fue demasiado desgastante e humillante todo lo que vivimos. Al llegar los familiares del otro cuerpo les dice mi novio: este es su familiar, les mostró la foto: sí. Se agarraron llorando, diciendo: ¿cómo es posible?, lo acabamos de enterrar, ya le lloramos, ya le sufrimos, ya todo”, relataron.

Al ver esta situación y que efectivamente había un error en los cuerpos, fue hasta entonces cuando el personal de la clínica mostró empatía con ellos, dijo Michel, el tono de sus palabras cambiaron y en varias ocasiones pidieron disculpas y dijeron estar muy apenados por esa situación pero sin asumir el error, adjudicándolo al personal de la funeraria que se había llevado el cuerpo de Don Miguel Ángel y a los familiares, sin embargo, los primeros alegaron en su defensa que cuando acudieron a dar el servicio, sólo un cadáver había en la morgue, por eso se lo llevaron.

TE PUEDE INTERESAR: Tres hospitales de Sinaloa están al 100% de ocupación de camas COVID

JE

Fuente: Línea Directa

Comentarios