Centro

¡Heroínas en tiempo de pandemia! Enfermeras no se rinden y dan la batalla ante el COVID-19

Además de combatir al virus, luchan contra el agotamiento físico, el estrés, depresión y otras secuelas, afirma enfermera del Hospital General de Culiacán

Enfermeras no se rinden y dan la batalla ante el COVID-19.

Enfermeras no se rinden y dan la batalla ante el COVID-19.

Culiacán, Sin.- A pesar del agotamiento físico, estrés, depresión y otras secuelas, el gremio de enfermería no se rinde y continúan en la lucha contra el COVID-19, señaló la licenciada en Enfermería, Alejandra Vargas Rivera, del área de terapia intensiva del Hospital General de Culiacán.

“En un inicio había muy pocos overoles, y no eran suficientes para que te estén dando, entonces te aguantabas, hubo compañeras, una sí cayó en deshidratación total, otra cosa que me pasó a mí, ya ves portábamos unas caretas y unos goggles que tenían que estar bien apretados, entonces te marcaban la parte de la frente, salías con la frente marcada, lo que es en la parte de la nariz te salía así como llaguita, se te caía la piel, te quedaba como ulcerado ahí, y le digo yo, todo lo que estamos pasando, sí fue muy pesado”, indicó.

Dijo que ya son más de 10 meses que iniciaron con la lucha contra esta enfermedad desconocida, y que el miedo ha sido una constante a la hora de realizar su labor.

Puedes leer: ¡En Guardia! Mazatlán hace frente al COVID; no se permite relajar medidas

“Yo igual sufrí de insomnio horrible así la primera semana yo no dormía, entonces dije qué voy hacer, empecé a tomar, yo soy mucho de tomar cosas naturales, pero aun así a veces no me quitaba el insomnio, a veces el llorar me estaba como queriendo deprimir, entonces por recomendación de una amiga seguí su consejo empecé a hacer ejercicio y ahorita la verdad que súper bien me siento, me ayuda en todos los sentidos, ahorita ya cero insomnios”, dijo.

Detalló que ha tenido diversas experiencias durante el desarrollo de su trabajo, como la pérdida de varios de sus compañeros o pacientes, que ni siquiera pudieron despedirse de sus familiares.

“Me tocó una paciente que sí me llegó, me dio mucho, qué te puedo decir, me dijo, estaba consciente la paciente, obviamente, y me dijo la señora, sabes qué mija, yo fui de las que hizo fila el Día del Niño, y tristemente contagié a mi papá, mi papá hace días se murió, y yo estoy aquí ahora, y eso es por una irresponsabilidad, y te lo quise decir porque me siento culpable, a veces no hallas ni qué decirles, ¡no!”.

Vargas Rivera mencionó que a pesar del temor que existe al contagiarse de COVID, nunca ha pensado en retirarse de su trabajo, y que al contrario, ha reforzado sus medidas de cuidado.

Debes leer: Capacitan a personal de Salud para aplicación de vacuna antiCOVID

“Muy sorpresivo todo, no teníamos equipo suficiente de protección, era mucho miedo la verdad, miedo, tristeza, podías contagiarte, no sabías qué medidas tomar, aunque normalmente ahí se supone que con todos los pacientes tienes que cuidarte como si todos tuvieran una enfermedad contagiosa, pero en este caso todo era algo nuevo, la verdad que sí era algo muy fuerte”, detalló.

La enfermera Alejandra Vargas Rivera, del área de terapia intensiva del Hospital General de Culiacán, añadió que es difícil realizar la labor ante la falta de empatía por parte de algunas personas que todavía ni siquiera creen que existe la enfermedad, por lo que instó a todos a mantener los cuidados sanitarios.

(GR)

Advertisement

Fuente: Carmen Meza

Comentarios

at venenatis in eleifend suscipit elit. felis fringilla vulputate, facilisis id et,