Centro

‘Es la primera advertencia, no se acerquen a Mazatlán’: Narran ‘atorón’ a gente del Stase

Veintitrés trabajadores fueron amenazados por personas que viajaban en dos camionetas y un automóvil

“Es la primera advertencia, no se acerquen a Mazatlán”: Narra “atorón” a gente del Stase (Cortesía)

“Es la primera advertencia, no se acerquen a Mazatlán”: Narra “atorón” a gente del Stase (Cortesía)

Culiacán, Sin.- Con la “sangre caliente” y todavía asustada, trabajadores del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Estado narraron a Línea Directa cómo fue el “atorón” de presuntos delincuentes para impedir que llegaran a su destino: Mazatlán, donde este martes se repiten las elecciones para la nueva dirigencia sindical.

Te puede interesar: Encañonan a trabajadores del Stase, les ponchan camión y los abandonan en carretera a Mazatlán

Una de las trabajadoras comentó que iban alrededor de 23 personas, la mayoría delegados, en apoyo a la candidata Teresita Ochoa, de la plantilla Roja, en un camión cuando fueron interceptados por hombres que viajaban a bordo de tres vehículos

“Íbamos rumbo a Mazatlán y en la caseta de Mármol fuimos interceptados por dos camionetas y un automóvil, le tapan al camión, se detiene el camión, le ponchan la llanta, le dicen que le entreguen las llaves”, dijo asustada.

No mostraron armas ellos, la navaja con la que poncharon la llanta, llevaba cangurera, o sea, el tipo así de sicarios”.

Dijo que la advertencia fue clara: no debían llegar a Mazatlán.

Te recomendamos leer: ¡Otra vez! Se cancela proceso de elección del Stase en Mazatlán

“Nos dicen que si de dónde somos, nos quedamos callados, helados, y ya con una voz más fuerte nos dice: ¿de dónde vienen? ¿Son trabajadores del Estado? No pues que sí. ¿Y a dónde van? A Mazatlán”.

Nos dice: primera advertencia, si ustedes se acercan a Mazatlán…no queremos que lleguen, esta es la primera amenaza. Le quitan las llaves al chofer y se van ellos”.

Los trabajadores indicaron que el grupo los tenía perfectamente ubicados, pues iban en un camión particular y sabían que eran ellos a los que debían “atorar”.

Donde quedaron varados, fueron auxiliados por la Policía Federal de Caminos.

Agregaron que por indicación de su candidata, una vez que les reparen la llanta y llegue el cerrajero, se regresarán para no exponerse a un atentado.

(RM)

Fuente: Línea Directa

Comentarios