Centro

‘En un momento se nos acabaron las balas y tuvimos que replegarnos’: Cristóbal Castañeda, la entrevista

A un año del ‘Culiacanazo’, el secretario de Seguridad Pública en Sinaloa cuenta cómo lo vivieron desde su trinchera, sin saber siquiera qué pasaba o a qué se enfrentaban: al poder del narcotráfico

El secretario de Seguridad Pública en Sinaloa, cuenta cómo vivió desde su trinchera el ‘Culiacanazo’  (archivo)

El secretario de Seguridad Pública en Sinaloa, cuenta cómo vivió desde su trinchera el ‘Culiacanazo’ (archivo)

Culiacán, Sin.- “Es muy difícil planear un operativo sin conocer lo que estaba ocurriendo. Fue un día complejo”, reflexiona el Teniente Coronel Cristóbal Castañeda Camarillo al recordar el 17 de octubre de 2019 en Culiacán, el lastimosamente famoso ‘Jueves Negro’ o ‘Culiacanazo’, marcado por un operativo fallido del gobierno federal que cimbró el miedo y el horror en la ciudad con la captura y liberación ni más ni menos que de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán. 

En entrevista con Línea Directa a un año de esa jornada violenta, el secretario de Seguridad Pública en Sinaloa cuenta cómo lo vivieron desde su trinchera, sin saber siquiera qué pasaba o a qué se enfrentaban: el poder del narcotráfico. 

Jueves 17 de octubre de 2019, 14:59 horas  

“Ese día me tocó andar en la calle viendo y coordinando los operativos y es más complejo porque no teníamos mucha información de qué es lo que estaba pasando”, dice y toma aire.  

¿Qué estaba haciendo? ¿Dónde estaba cuando llegan los primeros reportes?, se le cuestiona, a un año de distancia pero todavía con muchas dudas porque, en ese entonces, el Gobierno Federal fue el único que se autorizó para hablar de lo ocurrido. 

“Cuando llegan los primeros reportes me venía trasladando de Mazatlán hacia acá (Culiacán), me avisan la situación y estábamos por llegar a la caseta de Costa Rica y estaba tomada. Un helicóptero de la Secretaría de Seguridad Pública aterriza en la carretera y me traslado acá, quise sobrevolar por el área donde estaban haciendo los reportes y nos empiezan a informar que el personal de tierra estaba disparando a la aeronave”, recuerda. 

¿Le dispararon al helicóptero? 

“Supuestamente, pero afortunadamente no tenía ningún impacto la aeronave pero el reporte eso decía, inclusive los videos que salieron a nivel nacional es este helicóptero de la Secretaría.  

“Descendemos por cuestiones de seguridad, aterrizamos, me toca lo de la fuga del penal. Me tocó prácticamente cuando iban saliendo del centro penitenciario. Se decía de dos custodios asesinados, afortunadamente sólo estaban noqueados. Se fugaron 50 pero teníamos 2 mil”, reflexiona. 

Controlar el motín, agrega, era una de las prioridades. Que no se siguieran saliendo.

También te recomendamos: ‘Nunca se va a acabar el dolor’: Alcalde de Culiacán recuerda el ‘Jueves Negro’ 

De ahí se trasladó a la zona del Tres Ríos, que era la zona “infectada” por gente armada.  

“Veían autoridades y les disparaban”, dijo.  

¿Qué decían los primeros reportes? 

“De presencia de gente armada, los primeros reportes no fueron prácticamente… no recuerdo la hora pero fue cuando empezaron a tomar el puente de la Obregón unos vehículos con gente armada. Con base a esos reportes fue que se hizo el despliegue inicial, tú has visto que hay un reporte y se atiende, el problema es que aquí eran múltiples reportes de gente armada en diferentes puntos, entonces atendíamos uno, llegaban, nos agredían y llegábamos a otro y nos agredían…”. 

¿Qué pensó cuando llega un reporte y llega otro y otro en lugares muy diferentes y se empiezan a multiplicar?  

“Algo estaba pasando, no sabíamos el por qué. Recordarán que yo pedí entrar al aire con Luis Alberto y decirle a la ciudadanía que se resguardara. Sin saber todavía qué era pero como ya eran tantos los reportes…”. 

“El propio gobernador me llamaba para preguntar qué era lo que estaba ocurriendo”. 

¿Y qué le dijo usted al gobernador? 

“Que teníamos varios reportes de gente armada, en ningún momento se manejó en la información que se le proporcionó al gobernador lo que nosotros teníamos del operativo que se estaba desarrollando porque fuimos ajenos a eso, no sabíamos”. 

Recuerda como unos de los momentos más tensos para los uniformados cuando se les acabaron las balas y tuvieron que “acarrear” en las unidades. 

“Hubo un momento donde tuvieron que replegar parte de la fuerza policiaca porque los cartuchos que llevaban se les habían terminado. Hacían los reportes que ya no tenían balas. Entonces empezaron a subir cartuchos en vehículos y les empezamos a llevar municiones a los diferentes puntos”. 

Con orgullo, dijo que hubo muchas muestras de valor ese día. Los que estaban francos (de descanso) se presentaron a laborar. No sabían de qué se trataba pero ante una contingencia, se presentaron a la basa a ponerse a la orden.  

“Hay muchos videos donde se ve el trabajo de todas las corporaciones, de que había un evento y lejos de salir corriendo nos íbamos hacia donde estaban los eventos, detuvimos una gran cantidad de enfrentamientos o agresiones”. 

¿Le tocó bajarse y disparar? ¿Enfrentarse? 

“Nos tocó a todos y no solamente a mí, yo soy uno más de la cadena de la Secretaría. Una mujer (policía) se nos desmayó, pensamos que le habían pegado, estaba con nosotros y se cae pero afortunadamente no le pasó nada, fue un pequeño rozón que le pasó cerca del casco y de la impresión cayó hacia atrás. Ella se levantó y siguió trabajando. Es una mamá soltera y tiene dos hijos y arriesgó su vida, ella tenía más qué perder que muchos y sacó la casta”, respondió orgulloso de su agente. 

Dijo que como ese caso hubo muchos otros, que no se hicieron virales en redes sociales porque no fueron grabados. De policías cargando a los niños, cubriendo a las personas varadas en la calle. 

Las ambulancias, reconoce, no querían entrar a la zona del Tres Ríos. En las patrullas sacaban a los heridos. 

La noticia 

Fue hasta que salió el gabinete de seguridad del presidente Andrés Manuel López Obrador a informar y que la noticia corrió como ‘pólvora’ en medios de comunicación y redes sociales, que las autoridades de Sinaloa se enteraron que las fuerzas federales habían capturado y liberado a Ovidio, arrodillados por las balaceras y narcobloqueos. 

“Me entero por medios de comunicación”, reveló, pero no lo dijo como un reclamo, pues como militar sabe que en operativos como ese, la Federación guarda secrecía.

20:00 horas: Cesa la lluvia de balas  

Fue entre las de 10:00 y 11:00 de la noche cuando el Gobierno recibió la última agresión. Cesó la lluvia de balas pero no el fuego. Los camiones y automóviles incendiados seguían ardiendo y bloqueando las calles, como en escena de una película de terror. 

Cristóbal Castañeda destacó de ese día la fortaleza de Culiacán y su gente para recuperarse de momentos tan difíciles. 

“Se dio la muestra del verdadero rostro de Sinaloa, y empezaron a surgir muchas historias de personas que tendieron la mano. Culiacán mostró una recuperación muy grande, a lo largo de 24-48 horas ya estaban los comercios abiertos, la gente fluyendo, Culiacán fue muy resiliente, de recuperarse de un momento difícil”, resume.  

Te puede interesar: Video: 17 de octubre de 2019… el caos, las balas y el ‘pesado’ al que dejaron ir en Culiacán aquel ‘Jueves Negro’

*JE*

Advertisement

Fuente: Línea Directa

Comentarios

efficitur. dolor sit libero mattis leo risus