Centro

El sendero de la muerte acechaba a El Monárrez

A lo largo de medio kilómetro del accidentado camino de terracería, los vestigios revelan el terror que el excandidato a una sindicatura vivió en el umbral de su muerte

Culiacán, Sin.- Apenas el pasado fin de semana Luis Alberto Monárrez compitió en las elecciones para síndico junto con tres candidatos más en la sindicatura de Tepuche sin que resultara favorecido en los comicios. No pasaban 48 horas de haberse celebrado las votaciones cuando fue encontrado masacrado a balazos junto en el vehículo que conducía.

A lo largo de aproximadamente 500 metros y mientras se avanza por un accidentado camino de terracería que apenas cabe un vehículo a la vez, los vestigios del terror que vivió el aspirante a la política local y ex comandante de la Policía Municipal revelan la sangre fría con la que fue asesinado y el miedo o terror que hizo presa al joven que apenas acariciaba los 40 años de edad en el umbral de su muerte.

Contrario a como siempre se le veía acompañado de amigos, la madrugada de este martes el expolicía se desplazaba solitario a bordo de un automóvil Nissan Áltima de color blanco con placas del Estado de México en el oscuro sendero con dirección al norponiente. Como yendo a el vaso de la presa El Varejonal.

Puedes leer: Habrían encontrado ejecutado a candidato a la sindicatura de Tepuche

En el camino se pueden apreciar varias autopartes de su vehículo que fueron arrancadas por fricción de cercos y árboles en la brecha durante la intensa persecución. Las huellas de arrastre de los neumáticos delanteros ya sin dirección muestran el desespero de la víctima por escapar de sus asesinos. Los casquillos para fusil AK-47 mejor conocido como “cuerno de chivo” 7.62 x39 y de Fusil Asalto Ligero FAL calibre 7.62 x51 muestran que el ex municipal estaba sentenciado a la muerte. Sin ninguna esperanza de salir vivo de esa emboscada.

Una larga marca de aceite hidráulico inicia en una pequeña curva, junto a unos pedazos de metal de uno de los rines que quedó totalmente desecho lleva hasta el vehículo impactado contra un pequeño paredón de tierra y piedra donde terminó su loca carrera. En el asiento del conductor yace el cadáver del ex candidato, vestido con una playera negra y un short tipo bermuda color azul rey llenos de agujeros, salpicados con tejido orgánico, cristales y sangre.

Algunos lugareños dicen que tal vez iba a ver a uno de sus familiares a uno de los poblados cercanos al sitio de la ejecución. Otros creen que fue citado en algún sitio para algún negocio, pero en lo que todos coinciden es en que lo conocían como un hombre que a todo mundo le hablaba. Un policía al que todos los de Tepuche conocían como El Monárrez.

A pesar de tener ya casi tres años de haber sido dado de baja de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal a causa de haber reprobado el examen de Control y Confianza, se le seguía viendo como una gente. Sus aspiraciones para llegar a dirigir la sindicatura de Tepuche se notan en las varias lonas de color blanco con letras tintas con su imagen plasmada que penden de los alambres de púas de los cercos y corrales del pueblo.

En la propaganda política Luis Alberto Monárrez luce de frente, con una leve sonrisa en su rostro mientras muestra su mano extendida al frente con el pulgar doblado hacia el centro y el resto de los dedos hacia arriba en señal de la “cuarta transformación” mientras que abajo se lee la leyenda de “no robar, no mentir y no traicionar al pueblo”. Intenciones de campaña que se perdieron durante los comicios del pasado domingo al igual que la vida de él esta madrugada.

Habrían encontrado ejecutado a candidato a la sindicatura de Tepuche

Posted by Línea Directa Policiaca on Tuesday, March 24, 2020

Fuente: Línea Directa

Comentarios

ut id, at eleifend mattis tristique nec felis fringilla libero. odio libero