Centro

Don Gregorio, de vencer al COVID a regalar cubrebocas

Para vender sus pulseras solo tiene permiso del Ayuntamiento para lunes, miércoles y viernes, pero él está un día sí y otro también en su puesto frente a Catedral regalando cubrebocas

En una pequeña mesita que instaló afuera de una tienda de ropa ubicada frente a la Plazuela Álvaro Obregón don Gregorio vende sus pulseras. (Bernardo Sepúlveda)

En una pequeña mesita que instaló afuera de una tienda de ropa ubicada frente a la Plazuela Álvaro Obregón don Gregorio vende sus pulseras. (Bernardo Sepúlveda)

Culiacán, Sin.- Gregorio Rosas Barreras venció a la muerte en un par de ocasiones, la primera durante un asalto mientras trabajaba como conductor de Uber, en el que recibió cuatro balazos que le destrozaron el hombro derecho, dejando su brazo inmovilizado e imposibilitado de caminar sin muletas.

Tras las lesiones que sufrió en el asalto, Don Gregorio comenzó a vender pulseras para llevar el sustento a casa, donde lo esperan su esposa e hijas. Trabajando todos los días, de 10 de la mañana 6 de la tarde, con una pequeña mesita que instaló afuera de una tienda de ropa ubicada frente a la Plazuela Álvaro Obregón.

Puedes leer: ¡De nuevo! Largas filas en Culiacán para conseguir un tanque de oxígeno

La segunda vez que libró la muerte fue durante esta pandemia, tras dar positivo por COVID-19, lo que lo motivó a regalar cubrebocas a las personas más necesitadas y así evitar que ellos se contagien.

“Miré en los hospitales todas las necesidades que hay y de la gente, y la negligencia de muchos. Por causa de eso, dije: ‘¿qué puedo hacer?, pues mira ya tengo el puesto donde pasa mucha gente, pues ahí voy a ponerme a regalar cubrebocas’. Y así comencé”, relató.

Para Don Gregorio, el regalar cubrebocas a las personas más necesitadas y aquellas que se rehúsan a utilizarlo, va más allá de eso, lo que él busca es crear conciencia en la ciudadanía para que entienda que el coronavirus es real y está acabando con la vida de miles de personas en Sinaloa.

Te recomendamos: Sinaloa registra 117 nuevos pacientes de COVID, 73 de ellos en Culiacán

“Todo esto lo hago como un mensaje para la gente, de que se cuida y nos cuidamos todos. Aquí hay mucha gente indigente que necesita eso, mucha gente que veo que trae el cubrebocas hasta con hoyo. Yo creo que es una forma de apoyar ante la necesidad de la gente”, comentó.

Pese al buen corazón de Gregorio Rosas y contar con permisos de DIF y de la tienda en la que se pone afuera a vender las pulseras, el Ayuntamiento de Culiacán le impidió vender sus pulseras todos los días, dejándolo laborar solo lunes, miércoles y viernes.

Ante esta situación decidió mantener su puesto todos los días, este martes estaba ahí, para seguir regalando cubrebocas, aunque no sabe cómo le hará para costear los que entregará este miércoles, ya que los estaba comprando con las pulseras que vendía.

Debes leer: COVID golpea de nuevo al sector salud, pierde la vida trabajadora de limpieza 

“Yo he llorado mucho porque yo lo estoy haciendo con buena intención. No estoy ganando nada, al contrario. Hoy es el primer día que no me dejan trabajar y haber mañana cómo le hago para comprar más cubrebocas porque estaba comprando con lo que vendía”, comentó.

Por último, Gregorio Rosas Barreras mandó un mensaje a la ciudadanía recordándole que el cubrebocas es indispensable para mitigar los contagios por COVID-19, y pidió a los jóvenes cuidarse para así proteger a sus familiares y el resto de las personas.

(GR)

Fuente: Línea Directa

Comentarios

sit adipiscing lectus id ultricies ut libero felis Sed risus amet, facilisis