Centro

¡Del horno a tu mesa! Pan de mujer de Bacurimí, 18 años de una sabrosa tradición

El tradicional pan de mujer de Bacurimí llegó a su mayoría de edad, y Lupita Ríos, su propietaria, destaca que no ha dejado de vender con esta pandemia, aunque sí disminuyó la producción

Culiacán, Sin.- A las cuatro de la mañana inician la jornada. Son 11 los que laboran en este horno de pan artesanal en la comisaría de Bacurimí. Asentados a orilla de carretera, Guadalupe Ríos empezó su negocio junto con su finado esposo Rodrigo Vega hace más de 18 años con 16 trabajadores, pero luego de empezar este negocio, hubo después más hornos que empezaron a hacer competencia y el número de empleados bajó. 

Hoy son 11 personas las que laboran en esta pequeña empresa familiar, donde Lupita junto con sus tres hijos, elaboran desde el tradicional pan de mujer de Bacurimí, hasta empanaditas y coricos. 

“En el 2002 inicié en la ExpoOaxaca por primera vez, ya de ahí seguí trabajando hasta la fecha. En ese tiempo éramos como unos 16, pero ahorita en la actualidad, pues somos 11. No es el mismo sabor de las demás panaderías, o sea, cuando yo me enseñé a hacer el pan, yo lo modifiqué”, indicó. 

Aclara que no heredó el gusto de hacer pan de nadie, sino que de una vecina observaba cómo lo hacía y de ahí aprendió. Antes tenía un horno de leña, pero al incrementar la demanda, tuvo que construir otros dos más y con ello poder sacar suficiente oferta. 

“Aquí está mi punto, pero son revendedores, ahorita con esta pandemia se están haciendo nada más 70 kilos y antes de la pandemia hacia 120, 130”, comentó. 

Destaca que el pan que se produce en sus hornos ha llegado al extranjero y a varias partes del país. 

“El pan lo lleva hasta Chiapas, lo llevan a Oregón pues muchas partes llevan la gente fuera”, dijo. 

En este horno se produce el pan de calabaza, pan de mujer que es el tradicional, conchita, pan de cajeta, filadelfia, nutella, guayaba, conchitas rellenas de queso y de cajeta, chipotle con filadelfia, y jamón con filadelfia,y de peperoni. 

Lupita Ríos y sus trabajadores a diario madrugan para limpiar mesas, amasar, y darle forma a los panes rellenos de diversos dulces para ofrecer a sus clientes, un producto que, sobre todo en estos días de lluvia, más se antojan. 

Así que si usted pasa por el corredor gastronómico de Bacurimí, no olvide pasar por su tradicional pan de mujer y disfrutarlo con un rico cafecito, chocolate o de perdida con un refresco de cola. 

Advertisement

Fuente: Línea Directa

Comentarios

tempus elit. libero ipsum et, efficitur. commodo