AFLUENCIA

Música y pandemia conviven el Día de Muertos en panteones de Culiacán

Este año el COVID-19 no detuvo la visita a los panteones, aunque los más viejos se quejan de que ya es menos la afluencia como la había en antaño

Música y pandemia conviven el Día de Muertos en panteones de Culiacán.Mientras unos barren, otros pintan y decorar las tumbas de sus muertos con un sinnúmero de flores de alegres colores, las familias comenzaron a llegar, de manera alternada para no aglomerarse, aunque hubo tumbas solas, tristes, pero con las blancas flores de inmortal que adornaron sus cenotafiosCréditos: Jesús Verdugo
Por
Escrito en SINALOA el

Da click aquí y encuentra más información de Línea Directa Portal en nuestra página de Google News

Culiacán, Sinaloa.- Entre una que otra melodía, flores,  globos y muchas veladoras para dar luz en el camino, este 2 de noviembre,  miles de ciudadanos  con cubrebocas se volcaron sobre los principales panteones de la ciudad a celebrar el Dia de Muertos.  

Mientras unos barren, otros pintan y decorar las tumbas de sus muertos con un sinnúmero de flores de alegres colores, las familias comenzaron a llegar, de manera alternada para no aglomerarse, aunque hubo tumbas solas, tristes, pero con las blancas flores de inmortal que adornaron sus cenotafios.   

Ahí don Ricardo Guízar, Gustavo y Víctor Manuel Loaiza, o la señora Evelia, cada quien con los suyos, platican, rezan y limpian el lugar donde depositaron el cuerpo de sus padres, señalan que cada vez menos, son los que acuden a visitar a sus muertos. La tradición se pierde y los más jóvenes ya no conservan ese ánimo de reunirse en familia o amigos para recordar de quienes provienen.  

“Ya está impuesto uno, no pierde la.. porque pues ahorita ya en realidad está muy solón, como antes tiempos, más gente más ambiente”, indicó don Ricardo Guízar.  

“Yo sí vengo con mucho gusto porque el recuerdo de mis padres es muy importante”, señaló por su parte don Víctor Manuel Loaiza.  

“Estoy viendo que hay mucha cochinada, muchas tumbas abiertas”, señaló la señora Evelia quien acudió junto con su esposo a visitar la tumba de su madre.  

En la 21 de marzo, el ambiente era de más fiesta, los grupos musicales entonaban los corridos que gustaban a los fallecidos.   En medio de ello, las flores y veladoras de la familia no podía faltar como señaló a Línea Directa Ricardo Favela.  

“Vienen casi todos pero va pasando el tiempo, ahorita no están limpio ahí”, comentó Ricardo Favela.  

El ambiente de reunión donde la música a raudales también se vivió en el panteón de los ricos, ese del Jardines del Humaya, donde los grandes mausoleos competían por el arreglo floral más ostentoso o en aquellos que son meros jardines donde el colorido de los árboles de flores adornaba las lápidas a suelo.  

El menos visitado quizá, el panteón San Juan, aquel en donde se enterraba a los ricos de abolengo, donde hoy sus familias ya no visitan a quienes les dieron origen.