Ante este clima loco prevén enfermedades

México.- Bien dicen que “febrero loco y marzo otro poco” y eso lo sabe bien nuestra salud, que ante los cambios bruscos de temperatura lidia todos los días una batalla para mantenerse fuerte. Esta semana en especial hemos pasado del clima frío al caluroso, sobre todo en el noroeste de México, en donde las temperaturas […]

Por: Alma Rosa Aguirre Lugo12 de marzo, 2019 Comentarios
catarro

México.- Bien dicen que “febrero loco y marzo otro poco” y eso lo sabe bien nuestra salud, que ante los cambios bruscos de temperatura lidia todos los días una batalla para mantenerse fuerte.

Esta semana en especial hemos pasado del clima frío al caluroso, sobre todo en el noroeste de México, en donde las temperaturas han variado yendo de los 37 gracias a los 12 y viceversa.

Estas condiciones traen consigo la necesidad de utilizar desde el aire acondicionado hasta los calefectores, situación que es muy peligrosa, más cuando de niños y adultos mayores se tratan, ya que son los más susceptibles a enfermedades respiratorias.

Por ello, ante climas locos como este en el que pasamos de un despejado y soleado a un nublado y lluvioso, prevenga y no se convierta en una víctima del mal tiempo.

Estos son algunos de los síntomas que debe tomar en cuenta para acudir de inmediato a un médico, recuerde que la automedicación es peligrosa.

  • Ojos: sequedad, picor, lagrimeo, enrojecimiento.
  • Vías respiratorias altas (nariz y garganta): sequedad, congestión nasal, goteo nasal, estornudos, resfriado, dolor de garganta, asma, rinitis. Cuando hay infecciones se puede generar neumonitis o neumonía.
  • Pulmones: tos seca, bronquitis.
  • Piel: sequedad, enrojecimiento, picor.
  • General: dolor de cabeza, somnolencia, letargo, irritabilidad, ansiedad, náuseas, mareos, exceso de sudoración, etc.

¿Cómo evitar enfermedades por cambio de temperaturas?

  • Acondicionar los ambientes con temperaturas entre 24 y 27 grados.
  • Tratar de mantener la humedad del ambiente usando la función de ventilación.
  • Mantener los filtros de los aparatos de los aires acondicionados limpios.
  • Evitar los cambios bruscos y frecuentes de temperatura para permitir que el organismo se adapte gradualmente.
  • Estar preparados para un eventual cambio brusco de temperatura. Por ejemplo, llevar abrigo.
  • Continuar con los tratamientos y cuidados para enfermedades respiratorias crónicas.
  • Consultar al médico en caso de síntomas importantes o persistentes.

Acude al médico y trata los síntomas

  • Descansa, en especial si tiene fiebre.
  • No fumes o evita el humo de otras personas.
  • Toma abundantes líquidos.
  • No ingieras licor.
  • Si tienes dolor de garganta, debes hacer gárgaras de agua con sal.
  • Usa solución salina en las fosas nasales para ayudar a descongestionarlas.

 La prevención es la mejor opción

  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar.
  • Antes de tocarse los ojos, la nariz o la boca, asegúrese de tener limpias las manos.
  • Después de tocar a una persona que presente síntomas de gripa, no olvide lavarse las manos.
  • No preste objetos de uso personal como labiales, toallas o cigarrillos.
  • Evite compartir alimentos, envases o bebidas o demás utensilios con otras personas.
  • Haga que los niños aprendan hábitos de higiene saludables.

No hay que olvidar que los cambios de temperatura en sí no provocan enfermedades víricas o bacterianas, sino que debilitan a nuestro organismo a padecerlas, produciendo daños físicos como los mencionados anteriormente.

Es especialmente importante mantener una buena temperatura ambiente, una buena hidratación y una buena alimentación.

 

Fuente: Línea Directa

Comentarios