PADECIMIENTO

Síndrome del ano inquieto, secuela del COVID-19 que ya tiene primeras víctimas

Especialistas detectaron el primer caso de este padecimiento en un japonés que se recuperó del COVID-19; conoce más de este padecimiento y cuáles son sus síntomas

Escrito en SALUD el

México.- Mucho se ha hablado sobre las secuelas que el COVID-19 ha dejado en muchas personas, el principal como bien sabemos es la muerte debido a la atención no temprana de los síntomas, pero otros son la pérdida del olfato o gusto por semanas o meses, la rigidez de articulaciones, hasta el desencadenamiento de otros como síndimes como el de Guillian-Barré. 

Da click aquí y encuentra más información de Línea Directa Portal en nuestra página de Google News

Pero uno más se suma a esta larga lista y es el Síndrome del ano inquieto detectado en un japonés que se recupera del COVID-19 y que estuvo a poco de perder la vida por este pacedimiento del cual millones no tuvieron esa suerte.  

Un caso muy sonado a nivel mundial es el de un japonés de 77 años que desarrolló esta extraña infección, que se manifiesta por una necesidad constante de defecar y sólo se calma cuando el afectado tiene actividad física constante. 

Se informó que el hombre buscó la atención para atender este malestar anal profundo tras pasar 21 días de su vida en un hospotal de aquel país y el resultado fue este peculiar síndromes. 

Detalló que los síntomas empeoran cuando descansa y tenía una leve mejoría mientras hacía ejercicio; también por las noches sentía gran incomodidad y prácticamente tenía que pasar largas horas en el sanitario

Las pruebas neurológicas no encontraron problemas con los reflejos de sus tendones en su ano, ni descubrieron ningún problema con la sensación en su perineo (el área entre el ano y los genitales) y la médula espinal, sin embargo al momento es tratado por esta situación que lo tiene nuevamente incapacitado para llevar una vida normal. 

Síntomas del ano inquieto

Sensación constante de defecar. 

Cosquilleo, hormigueo, tirones, dolor y picazón en el ano. 

Malestar constante.

Al igual que otro padecimiento más común, el de las piernas inquietas, éste se tranquiliza al estirar, sacudir las extremidades, correr o caminar, pero al entrar nuevamente en reposo las cosas se tornan estresantes para el afectado. 

¿Conocías el sobre el Síndrome el ano inquieto?