Y mientras Roma ardía…

En el verano del año 64, reinando Nerón como Emperador, en la noche del 18 al 19 de julio de ese año, la ciudad ardió al menos cinco días. La destrucción fue enorme ya que las llamas fueron enormes, el templo de Jupíter fue arrasado.

Y mientras Roma ardía en llamas, Nerón tocaba el arpa muy a gusto.

Es por ello que cuando un gobernante hace lo que le place cuando las ciudades se le caen a pedazos se usa esa frase: y mientras Roma ardía él tocaba la lira.

Eso pasa cuando los hombres del poder no están formados para enfrentar sus realidades, cuando así como Nerón nunca se prepararon para un cargo de Gobernante, solo que de un día la ambición infinita y la suerte descomunal se vuelven complices y de vez en vez logran empoderar a hombres ordinarios a cargos elevados, ahí es cuando el pueblo no se da cuenta lo que escoge y elige a personajes con más demonios que ángeles, con más miseria que virtudes.

Nerón era tirano y extravagante, mandó ejecutar a su propia madre y la de su hermanastro, además era ejecutor de los cristianos.

La posibilidad de que Nerón llegara al poder era ínfima, ya que Calígula empezó joven y podría tener herederos, el asesinato del propio Caligula subió al trono Claudio y al casarse con la madre de Nerón, este logró perfilarse como Emperador.

Así Nerón quien lo empoderó después la ejecutó. Así la gratitud de este hombre que llegó al poder sin maletas de gratitud y sin un pizco de nobleza.

Nerón intentó ser popular con las clases bajas, intentó darle autonomía al Senado, fue el ultimo emperador de la dinastía Julio-Claudia y el Imperio se sumió en guerras civiles conocidas como el año de los 4 emperadores.

Por cierto su nombre y su sello se borraron de muchos monumentos.

Nerón era aficionado a la conducción de carros y al arpa, cantaba para aumentar su popularidad.

A su caída, Nerón huyo de Roma, se le habían rebelado por su política fiscal. Nerón quien lo mata es su secretario Epadfodito.

El pueblo celebró la muerte de Nerón.

Nerón es la clásica historia de todos los miserables que no se prepararon para tener cargos mayores en política y su primer indicio es querer ser popular aunque vaya contra su propia naturaleza.

A Nerón lo mató su asistente, por que ya era inevitable, ya venían las Legiones alzadas por él. Fue tanta su miseria, su extravagancia y su locura, que perdió la proporción y todos se le levantaron en armas por sus abusos.

Por eso se quedó para siempre la frase:

Y cuando Roma ardía él tocaba el arpa. Eso aplica cuando usted ve que su ciudad arde en muertes y solamente ves a tus gobernantes siendo frívolos o ajenos a la realidad.

Tocando el arpa… pues. Ah pero hay que recordar como  como acabó Nerón.

Comentarios

commodo consectetur dictum leo ut sem, consequat. felis