¿Y los que ayer protestaban?

Hay mucho malestar de usuarios de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por lo que consideran excesivos cobros por el consumo de energía eléctrica.

Durante las últimas semanas en diversos medios han abundado las muestras de inconformidad de consumidores a los que les ha llegado un aumento en el cobro, que califican como desproporcionado,  por el consumo.

El problema se agudiza en esta época de emergencia sanitaria y económica. Muchas familias no tienen ingreso pues cerraron su fuente de empleo, y deben mantenerse en casa con el mayor consumo de energía que ello implica.

Ni tan siquiera quedan en la disyuntiva de pagar el recibo de la luz o comer. No tienen dinero ni para una ni para otra cosa.

Hay comunidades de alta marginación donde la CFE ya cortó el servicio en decenas de hogares, cuando sin opciones de ingresos y con la recomendación de no salir éste es indispensable.

Antes ante tales circunstancias, si como salían cada vez que se daba un aumento a los combustibles con sus banderitas para instalarse en los cruceros y frente a los expendios de gasolina, con altoparlantes a todo grito, o llamaban a “apagones” generales y se plantaban frente a oficinas de la CFE protestando por las altas tarifas, ya se hubiera generado una gran movilización.

Si se concede el beneficio de la duda, podría pensar que su silencio e inactividad es producto de la cuarentena obligada por el Covid 19. Pero ni en los medios tradicionales ni en las “benditas” redes sociales se han expresado, con muy escasas excepciones.

En el pasado reciente en Sinaloa se generaron fuertes movimientos populares que de alguna manera incidieron para que se tomaran medidas desde el gobierno para reducir esa carga al consumidor.

El norte y centro del estado fue ejemplo de esa lucha. Entre los logros se encuentra una reconsideración en la escala tarifaria y la implementación del subsidio al consumo para todo el estado de mayo a octubre, aunque se ha insistido, sin conseguirlo, en ampliar ese periodo de abril hasta noviembre por las altas temperaturas en todo ese periodo. La demanda de colocar a Sinaloa con la tarifa 1F tampoco ha prosperado.

Las movilizaciones han sido encabezadas por activistas desde la oposición, la mayoría identificados con la izquierda, aunque también otros con clara filiación panista lo han hecho.

Pero son muy diferentes ahora las circunstancias. Creo que difícilmente nacerá una gran movilización de protesta por eso. Lo hizo antes, y muy bien, la izquierda desde la oposición. O se sienten al otro lado de la mesa o se cansaron de la apatía ciudadana para respaldar esas luchas.

Los opositores de hoy están desdibujados, no es su espacio la protesta, y quienes ayer lo hacían defienden ahora toda acción de gobierno con irreductibles posturas.

Comentarios