Y en lo económico, ¿Qué hacer ante el COVID-19?

En sociedades como en las que vivimos, con un régimen presidencialista, el mensaje del presidente de la república es por mucho el más escuchado, con mayor impacto y difusión, a esto súmele un presidente con niveles de popularidad altos y omnipresencia en medios de comunicación. Todos estos factores ayudan a que la narrativa nacional tenga como principal autor al primer mandatario y se acepta como una realidad lo expresado por él. Una de las principales funciones de un líder es la motivación, el propiciar que sus seguidores (e intentar que sus detractores) anhelen la prosperidad de la nación bajo su guía, pero, sobre todo, convencer de que esto es posible.

Así pues, los líderes suelen proyectar una gran carga de optimismo pues es una de sus principales funciones, sin embargo, todos los excesos son malos y un optimismo desbordado ante escenarios complejos pueden ocasionar que la solución a los problemas sea más costosas y prolongadas. La inmensa mayoría de las naciones, al observar la pandemia que se acercaba tomaron medidas inmediatas; de salud y económicas, la primera con una cuarentena incluso antes de registrar el primer caso de covid-19 en sus países y el uso de recursos extra- presupuestales (contratar deuda) para incrementar el gasto y evitar un mayor impacto. En México tuvimos dos etapas de negación, primero el presidente invitaba a los ciudadanos a salir y abrazarse, cuando ya había casos de Covid-19 en el país y una vez que se tomaron medidas de cuarentena se negaba a contraer deuda y de paso descalificaba esta medida como una posible solución, para meses después pedir un prestamos de mil millones de dólares al Banco Mundial.

Y se preguntarán ustedes; ¿por qué señala todo esto? ¿tiene sentido?, claro que lo tiene, nos ayuda a descifrar algo que a todos nos interesa; ¿cuándo terminara esto y que puedo hacer para sobrellevarlo? Les tengo una muy mala noticia: terminara mucho después de lo que imaginan y “la nueva normalidad” es mucho menos prometedora que la antigua normalidad. El hecho de que al final de cuentas se hayan tomado las medidas que otros países tomaron, pero de manera tardía, provocará también que la recuperación sea más tardía que en otras naciones, el relajar las medidas de confinamiento cuando más casos registrados había, provocara aún más casos (ya lo estamos observando) y el inyectar recursos a una economía ya muy mermada tendrá un impacto mucho menor o ¿De qué le servirá un apoyo económico a un emprendedor para un negocio que ya tuvo que cerrar? Asumimos erróneamente que la recuperación será en forma de “V” es decir que tardará en recuperarse el mismo tiempo que tardo afectándose, le explico por qué no; en la re-apertura un restaurante que operará al 50% de su capacidad, tendrá como tope la mitad de ingresos que tenía antes, en un escenario optimista la recuperación tardara por lo menos el doble del tiempo, pero además con la mitad de personal (pérdida de empleos). Por eso les señalo que no debemos caer en el optimismo del presidente, debemos ser más realistas, pero no solo en el análisis, si no en los hechos, aquí unas pequeñas sugerencias;

Liquidez: Ante una recesión económica necesitas tener el mayor recurso posible en dinero (no en bienes o en inversiones) así es que, deshazte de los bienes que no utilizas y guarda ese dinero cuanto antes, recuerda que un peso hoy vale más que un peso mañana.

Gastos fijos: revisa tus suscripciones a plataformas, paquetes de internet, servicios de celular y todos estos que ofrecen un “plus” a cambio de un dinero que “no pinta” y cámbialos al paquete básico, recuerda que todo suma.

No es momento de endeudarse: no adquieras bienes de consumo duradero a crédito (mucho menos de contado), es decir, no compres muebles, vehículos, celulares, aparatos de entretenimiento y demás. No caigas en la trampa; los establecimientos harán su trabajo, pondrán ofertas tentadoras, pero sigue el consejo de Warren Buffet; “Si vas a comprar algo piensa; ¿qué pasaría si no lo compro? Si la respuesta es nada, no lo compre porque no lo necesita”. Algo ha de saber este señor que es uno de los hombres más ricos del planeta.

Y recuerda; consume local, ve al mercado, a la tiendita de la esquina, los tacos de tu colonia, además de que los ayudaras a ellos, los círculos micro-económicos traen prosperidad a entornos locales.

Comentarios