¿Y aparte del presidente AMLO qué más nos ha dejado la 4T?

Pronóstico reservado

Luis Alberto Díaz Sánchez, director general Sistema Informativo Línea Directa. Es periodista desde el año 2000, fue reportero de Radio UdeO, El Diario, El Debate, La Gaceta, director de Panorama Informativo de Grupo Acir y dirige el noticiero de Sinaloa desde abril de 2007.

Lamento responder que sí con el presidente Andrés Manuel López Obrador aún hay alta expectativa de cambio para México, con quienes lo acompañaron la esperanza de los mexicanos dista mucho de ser igual.

Aquel llamado de voto parejo que hizo el hoy presidente en su etapa de candidato pudo haber hecho el milagro para algunos buenos ciudadanos que de no ser así difícilmente pudieran haber triunfado en las urnas pero en otros casos, colocó a políticos que no tienen la capacidad ni la honestidad de la llamada Cuarta Transformación.

Pruebas: revise en el Senado, en la Cámara de Diputados, en los Congresos de los Estados, en las alcaldías o cabildos. Ejemplos desafortunadamente abundan.

Alcaldes que son más caciques que el más recalcitrante “prianista” que usted recuerde, regidores que siguen la línea del cacique tenga o no razón, diputados que toman decisiones sobrepasando sus atribuciones en leyes, presupuestos u obligaciones, legisladores federales que hacen escándalos ebrios, que se duermen o votan sin conocimiento de causa.

¿Conoce algún caso? Si su respuesta es afirmativa es de quienes viven una pesada cruda electoral y seguramente es de los que ya se dio cuenta que aunque siga usted firme en apoyar a AMLO definitivamente no tenía razón al pedirle que a ojos cerrados debe respaldar a quienes lo acompañan.

¿Se puede hacer algo para cambiar a esos alcaldes que reprimen a mujeres policías, regañan a ciudadanos, quitan descuentos a impuestos municipales, quitan incentivos a empresarios avalados por la ley o no trabajan?, por el momento no.

La lección será dura y la reacción puede ser la misma que aplicó usted a sus antecesores de los partidos tradicionales por robar, no trabajar o perder el bendito sentido común. “Bótelos”, cámbielos, busque otros mejores. ¿Nada fácil verdad?… ¿O usted cómo la ve?… Comentarios: [email protected]

Comentarios