Un mexicano menos a grandes ligas

A un mexicano de momento le cortan las alas en aras de llegar al mejor beisbol del mundo con los Rangers de Texas, que este año, claro, si hay beisbol finalmente en Grandes Ligas estrenarán flamante estadio. Han dado de baja al joven lanzador nativo de la capital de Sinaloa Édgar Arredondo. A este muy buen pítcher, próximo a cumplir 23 años, fue incluso separado de los campeones Tomateros de Culiacán a la etapa de finales por los mismos texanos, esto con el fin aparentemente de salvaguardar lo físico, pero tomaron la determinación de no más con ellos.

Édgar, de buena estampa beisbolera, de buenos recursos, tuvo números en temporada regular en la pasada Liga Mexicana del Pacífico de 1 y 0 en un total de 5 salidas con efectividad de 3.38 en 24 capítulos de trabajo con 10 bases por bolas, permitiendo 10 imparables, recetando 13 ponches, ya para la época de postemporada, el culiacanense estuvo parejo, es decir, uno y uno en ganados y perdidos con 10 y un tercio y efectividad de 3.48, ojalá y fuera a la regla 5 y tuviera oportunidad de que alguna otra organización le eche un pial y tenga la oportunidad de llegar a la máxima pelota profesional, que es la meta de todo pelotero profesional.

¿Sabía usted que en la historia de las Grandes Ligas, que data desde 1876, iniciando en ese siglo 19 con la Liga Nacional, solamente nueve mexicanos han podido debutar justo en la jornada de apertura?

De estos nueve mexicanos, que la historia es de sobra conocida con los nuestros, que el primero en debutar en Grandes Ligas, aunque no lo hizo en juego de apertura, fue el de Huatabampo Baldomero Almada. De estos mencionados, cuatro son del estado de Nuevo León, tres de nuestro Sinaloa, uno de Sonora y uno de Baja California.

El primero fue por allá en el ya lejano año de 1953 y correspondió al extraordinario Felipe Montemayor, el afamado clíper, dueño del primer récord importante en Liga Mexicana del Pacífico en cuadrangulares jugando para los Yaquis de Ciudad Obregón, lo hizo 20 años después que debutara en la mejor pelota Melo Almada, Héctor Torres “La Malita”, hijo de Epitacio “La Mala” Torres, famoso en los tiempos de liga que hoy conocemos como Mexicana del Pacífico por sus graciosas huidas que hacía año con año jugando para los Yaquis, lo hizo jugando para los Astros de Houston, conocidos antes de Astros como los Colts. “La Malita” lo hizo en el año de 1968. Otro viejo conocido de la pelota invernal mexicana, igualmente de huidizo con los Mayos de Navojoa, lo fue Jorge “Charolito” Orta en 1972, con los Medias Blancas de Chicago. Benjamín Gil, el exitoso mánager de los Tomateros de Culiacán, lo hizo para los Rangers de Texas en 1993 a la edad de 20 años y 181 días. Muchos preguntarán qué pasó con Fernando Valenzuela, cierto, el famoso “Toro” lo hizo debutando en la temporada de 1981, solo que ya había debutado en la campaña de 1980, donde incluso como relevo en el mes de septiembre de ese año, terminó con 2 y 0 en ganados y perdidos. Gil tuvo ese debut a esa edad, pero Fernando lo hizo a los 20 años y 140 días.

Para el año de 1995, un ilustre sinaloense tuvo la fortuna de debutar para los Dodgers de Los Ángeles y fue Antonio Osuna Escalante, que incluso, en su época el popular “Cañón” llegó a ser la tercer recta más violenta de las Grandes Ligas, solo superado en esa época por Randy Jhonson y Rob Nen, este último vino a jugar para los Naranjeros de Hermosillo, en ese mismo 1995 también debutó el mejor relevo que ha tenido México jugando en México, claro, en salvamentos y fue Isidro Márquez para los Medias Blancas de Chicago. Otro grande de Sinaloa debutó en el año de 2003 para los desaparecidos Expos de Montreal, y hablamos de Luis Ignacio Ayala Nolasco, el no menos popular “Chicote”.

En ese mismo 2003, el regiomontano Óscar Villarreal lo hizo jugando para los Diamantes de Arizona, ya para el año del 2009 a otro regiomontano le tocó hacerlo para el equipo más dominante de la historia de Grandes Ligas (ahí están los títulos) los Yanquis de Nueva York como lo es el durable Ramiro Peña, con etiqueta de campeón actual de la Liga Mexicana del Pacífico jugando para los Tomateros de Culiacán.

El rico historial dominado en números por Nuevo León, seguido de Sinaloa, donde destaca especialmente Jorge Orta, el famoso “Charolito”, pudiéramos decir que por accidente nació en Mazatlán cuando su señor padre, don Pedro, que estaba en esa época cumpliendo compromiso con los Venados de Mazatlán en la vieja y desaparecida Liga de la Costa del Pacífico, pero tres sinaloenses son una magnífica cifra.

Reporta MLB el fallecimiento de Jim Frey a la edad de 88 años de edad. El mencionado fue mánager de los Reales de Kansas City, a quienes llevó a la Serie Mundial que perdieran contra los Filis en seis juegos. En 1981 fue despedido para que posteriormente fuera en el año de 1982 y 1983 instructor de los Mets de Nueva York, pasando a convertirse en 1984 en mánager de los Cachorros de Chicago, que llegaron a la final de la Liga Nacional que perdieran contra los Padres de San Diego. Esos mismos llamados carmelitas, ese 1984 fueron a la Serie Mundial que perdieran en solo cinco juegos contra los Tigres de Detroit, que como relevos con los felinos estaban el zurdo Willy Hernández y el mexicano Aurelio López, para el año de 1986 fue despedido siendo recontratado por los mismos Padres a ocupar el puesto de gerente general, descanse en paz Jim Frey.

Comentarios

ut et, elit. venenatis, ut ipsum tristique