Un grande

Se cumplieron 5 años de la lamentable noticia, corría como reguero de pólvora que había fallecido en Saltillo Coahuila un grande de todos los tiempos del béisbol mexicano, Andrés Mora Ibarra nacido 25 de mayo del año de 1955 en Río Bravo Coahuila había cedido a los embates de la enfermedad que lo llevara a estar los últimos tiempos de vida postrado en silla de ruedas..

Recuerdo las crónicas de Octavio Ibarra Cota en sus años mozos decir, a la caja de bateo el cañonero de Río bravo Andres Mora, a este buen hombre que sentó sus reales por muchos años en la Cd. de Los Mochis casado con Dora Armenta Dávalos hija de otro gran hombre como Juan José Armenta con quien procreó tres formidables muchachos, Andres Mora junior avecindado en la blanca merida, Juan Jose Mora  y Dora la mas pequeña, ninguno de los varones siguió con el gusto por el béisbol, destacándose Andrés por practicar el deporte rafaga, ocasionalmente Juan Jose jugaba el béisbol sacando el poder que su padre por muchos años hiciera gozar a el fanático del deporte rey, su hija Dora en la actualidad educadora de preprimaria dedicada a las labores de toda buena esposa.

Andres en su carrera en liga mexicana de beisbol dejó una huella extraordinaria, sus números aunque se vieron interrumpidos cuando mejor estaba en cuadrangulares para incursionar a el mundo de grandes ligas fueron de, .314 de porcentaje de bateo, conectó 2259 hits en 2014 juegos en los que participó, 324 dobles, 32 triples y enviando a 1498 carreras a tierra prometida, cuando aparece en grandes ligas del año de 1976  1978 primeramente con los Orioles de Baltimore, justa la ciudad que viera nacer a su primogénito Andres Junior, en su corto tiempo en MLB solo bateo para .223 con 27 cuadrangulares, irónicamente el número 27 que portara con mucha propiedad, produjo 83 carreras.

En liga mexicana del pacífico, hizo su aparición con los Cañeros de los Mochis en el lejano año de 1973-1974 durando hasta la temporada del 1979 1980, con el conjunto de Mochis llegó a ser parte de una artillería temible en su tiempo donde acompañaba aún norteamericano bateador zurdo de gran poder que después de debutar con mochis estuviera varias temporadas con Rangers de Texas como Randy Bass, ahi estaba tambien el no menos inolvidable Mike Easler y el extraordinario Aurelio Rodriguez, independientemente de que Andrés Mora fue un gran jardinero, esporádicamente fungió como tercera base con mucha atingencia.

Para la campaña de 1980-a 1983 incursionó por el puerto de Guaymas donde lograra ser considerado como de los consentidos de la afición considerada la más longeva del béisbol por dictar la historia que ahí se jugó el primer juego de béisbol en México, para la temporada del 82 hasta la temporada del 85 militó para los Venados de Mazatlán donde incluso tuviera su mejor temporada en cuanto a el porcentaje de bateo, lo hizo para un .307.

En la edición 1985 hasta la 86-87 militó para los Yaquis, aquí, tuvo su mejor actuación, con el paso de los años en liga mexicana del pacífico se hizo más selectivo para hacer contacto, incluso, echó abajo el récord de juegos al hilo dando de hit de un hombre que por mucho tiempo mantuvo el récord en 23 de Jesus Bustamante, récord que años posteriores lo hiciera añicos Christian Alan Quintero que muchos lo hacían sinaloense de nacimiento, no siendo así era paisano de otro grande ya fallecido como Leo Valenzuela del mismísimo San jose de Bacum municipio de Cajeme en Sonora.

Cuando llega a los entonces potros de Tijuana que  eran propiedad del hoy gobernador de baja california, Andrés encontró que su adorado número 27 lo portaba el famoso “piri” J.J. Bellazetin, se dio el caso que este capitalino fuera llamado a la oficina de Jaime Bonilla ofreciendo un millón de pesos de aquellos a el “piri” por el número 27 optando éste por utilizar el número 72.

En su andar que fue mucho en el pacífico tuvo tiempo de regresar a su querido Mochis par de temporadas para luego seguir de nuevo a Guaymas para terminar su largo camino en el pacífico en la temporada de 1991-1992 de manera conjunta con cañeros y Algodoneros de Guasave.

En un concentrado de estadísticas de liga mexicana del pacífico de Andrés Mora que fuera ungido al salón de la fama del beisbol mexicano en el año del 2003, el antiguo, desconocemos el procedimiento si habrán de respetar esas placas, tuvo pues tiempo de tener 3941 turnos al bat, 460 carreras anotadas, 1015 imparables del selecto grupo de los que han conectado mil o más imparables, 146 dobletes, 9 triples, 148 cuadrangulares 593 carreras producidas y poncharse hasta 578 ocasiones.

En Tecolotes de Nuevo Laredo llegó a conformar una hilera de bateadores que hicieron su propia historia terrorífica en cuanto al poder se refiere, ahí estaban tipos del calibre de Alejandro Ortiz, Carlos Soto y el de Culiacán Marco Antonio Romero, eran tiempos en que esta cuarteta de bateadores azotaban a el pitcheo fuera quien fuera.

Así que es fácil recordar a un legendario hombre que relativamente se fue temprano 60 años nos parecen pocos sobre todo que los últimos tiempos estuvo batallando fieramente contra la terrible diabetes, descanse en paz del hombre que su nombre está escrito con letras de oro en el beisbol mexicano, ANDRES MORA IBARRA.

Con la novedad de que en Puerto Rico tendrán temporada invernal si las condiciones de salud los dejan arrancarían en el mes de diciembre con un rol solamente 30 juegos, a propósito de Puerto Rico, los Cachorros de Chicago dieron de baja a Noel Cuevas de muy buenos recuerdos de la fanaticada de los Mochis.

Resulta que los Yankees de Nueva York en el draft de jugadores colegiales seleccionara a el receptor Austin Wells, pero, se encontraron con la novedad de que este joven universitario es mega fanático de los Medias Rojas de Boston, cosas de la vida verdad.

Comentarios

amet, dictum porta. lectus commodo ut