Sinaloa sin censura…

Ayer se retomó el caso de la demanda que desde el 2016 interpuso el líder del Partido Sinaloense, Héctor Melesio Cuén Ojeda, en contra de la abogada y comentarista Teresa Guerra Ochoa, por presuntos daños a su persona. Después de que un juzgado federal determinara que no era la autoridad competente para conocer del tema, este llegó a una instancia civil del Supremo Tribunal de Justicia del Estado.

Previo a ello, la también activista citó a una rueda de prensa en la que aseguró que este tema va más allá de cuestiones personales y una demanda como la interpuesta por Cuén Ojeda podría sentar un muy mal precedente para el ejercicio de la libertad de expresión en Sinaloa. El caso todavía será analizado por la juez competente, y en febrero habrá una nueva audiencia. Atentos a la postura de Cuen Ojeda.

Cierto es que en el contexto actual de una violencia sin freno contra los periodistas en México, y ante unos nuevos gobernantes que no toleran la más mínima crítica, abonarle con el avance de una demanda en contra de una periodista por el simple hecho de expresar sus ideas u opiniones, no sería lo más deseable. Las democracias se tratan de disentir, de no estar de acuerdo, de pensar y argumentar (sin violencia, eso sí) el por qué el otro no está en lo correcto. Pero sin duda lo que no se debe fomentar es la persecución de las ideas y las opiniones…

El show y el chisme político se llevaron los reflectores este martes en el Congreso del estado. Como ayer le adelantamos en este espacio, se aprobó la comparecencia del titular de la Fiscalía General del Estado, Juan José Ríos Estavillo; del secretario de Seguridad Pública, Cristóbal Castañeda Camarillo y del comisionado estatal de Atención Integral a Víctimas, Oscar Fidel González Mendívil, para informar sobre los hechos del “jueves negro” en Culiacán.

Pero más allá de eso, lo que llamó la atención fue el “show” que armó la diputada Karla Montero cuando le negaron la palabra al estar discutiendo en el pleno la aprobación de estas comparecencias. Cuando vio que de plano no le permitieron expresar su opinión, la legisladora se levantó de su lugar y fue directamente al asiento de la presidencia de la Junta de Coordinación Política, Graciela Domínguez, para reclamarle.

Montero también se hizo de palabras con otros de sus compañeros y en medio de todo argumentó que ella fue la que originalmente presentó en la Jucopo el punto de acuerdo para citar a los 3 funcionarios, pero le hicieron “copy-paste y le robaron la idea”, y el colmo, dio a entender, es que no la dejaran hablar. Al final, sí le abrieron el micrófono pero este jaloneo acaparó las miradas. Otro “circo” sin duda fue el abucheo al diputado Pedro Villegas Lobo por parte de uaseños, por abordar nuevamente el tema de la Ley Orgánica de la UAS. Pero esa es otra historia que luego discutiremos…

Y mientras el alcalde Jesús Estrada Ferreiro anda feliz de la vida de viaje en Estados Unidos, la ciudad que gobierna está oootra vez (porque ya van varias) inundada de basura debido a que en diversos sectores el camión recolector lleva hasta una semana sin pasar. Tal cual.

En colonias como Las Quintas, La Campiña, Buenos Aires, Cedros, Prados del Sur, Valle Bonito, Hidalgo, Las Américas, Lomas del Sol y Valle Alto, los vecinos se quedaron esperando todo el fin de semana a que pasaran a recoger la basura, y nada, pero quizá pensaron que todo se debió a los días de celebración del Día de Muertos. Pero ya va casi media semana y es hora que no se restablece el servicio.

En ausencia del presidente municipal, el secretario de la comuna, Othón Herrera y Cairo, aplicó la “vieja confiable” de responsabilizar a los trabajadores, quienes, dijo, muchas veces “prefieren abandonar su ruta para prestar servicios a particulares a cambio de propinas”, y después no alcanzan a culminar su recorrido. Pero ya reviró el líder del STASAC, David Alarid, y anunció que este miércoles aclararía que la culpa no es de los empleados sino del ayuntamiento. Y seguramente de nada de esto se ha de enterar el alcalde Estrada Ferreiro…

En el ayuntamiento de Mazatlán “están viendo y no ven”, como dirían en el argot popular. Los dispendios hechos por la clase política con recursos públicos es algo de lo que la ciudadanía está más que harta y eso lo demostró en las urnas en el 2018.

Por eso resulta incomprensible que el alcalde Luis Guillermo Benítez Torres muy quitado de la pena anunciara que va a comprarse –no con su dinero, claro está, sino del erario- una nueva camioneta de lujo, valuada en poco más de un millón cien mil pesos. Cosa de nada. Argumenta el “Químico” que la unidad que ahorita tiene asignada es modelo 2003 y ya tiene muchas fallas y por ello es necesario adquirir una nueva.

Y eso no es todo. El munícipe precisó que también se van a comprar nuevos vehículos para sus funcionarios porque el ayuntamiento no tiene y algunos se vieron obligados a meter sus unidades particulares para poder trabajar. Habrá que estar pendientes cuánto gasto representará esto para el pueblo mazatleco, porque así que digamos que los funcionarios se compran vehículos austeros, pues no, verdad. ¡Qué viva la austeridad republicana!… Así se las gastan. O peor… Comentarios:[email protected]

Comentarios

sem, quis consectetur leo vulputate, Curabitur commodo Praesent eget mi, Praesent