Se acerca el final de la primera vuelta

Cuando el cerrojazo de la primera vuelta está a la vuelta de la esquina, vaya con algunos clubes que se les está haciendo engrudo el atole, y mire usted que las series, y esto lo conversábamos con un amigo el día de ayer, de ninguna manera ningún equipo está fácil; decía, bueno, la serie que viene para Cañeros está papita, no se puede despreciar ni ningunear a nadie, cuando pudiera haberse creído que estando como estaba en su momento antes de que la liga parara 11 días los Águilas de Mexicali les metería por el coco 3 de 3, no, para nada, cierto, van a Mazatlán que al igual que los Cañeros pasan por un muy mal momento, pero no quiere decir que contra Venados que son los rivales en turno en un complicado estadio como el Teodoro Mariscal serán el trampolín que están buscando, hay que recordar que Venados también anda en problemas, así que esta serie será casi un parteaguas de lo que será el fin de la primer vuelta.

Los Algodoneros de Guasave deberán de aprovechar el buen momento por el que vienen pasando, han lucido en lo que se refiere al bateo, lo hecho el pasado miércoles por Leonardo Missael German, casi casi en el ejido Guasave le regalan 10 hectáreas, ni el mismo jardinero central llegó a pensar que se iría para la calle en 3 ocasiones, 2 de estos, señores galletazos, Leonardo está etiquetado como uno de los grandes defensores de su posición, es más, no conforme con esos 3 para la calle, en la octava salvó literalmente al pitcheo de relevo Geno Encina de una debacle en el marcador, así que es el jugador del momento el exáguila de Mexicali, que justo en la temporada pasada igualmente hizo la atrapada de muchos años a batazo de Chuyito Arredondo para salvar a los Algodoneros, pero, decíamos que Guasave debe de aprovechar el buen momento y buscar saldar cuentas contra los Sultanes de Monterrey que en teoría viene a la baja, dejó los dos primeros juegos en Navojoa que entre otras cosas, los Mayos lucen recuperados, donde lamentablemente el prospecto Tirso Ornelas resultó fracturado siendo baja sentida de los de la región del mayo, aquí pues con Guasave, salió del roster por algunos juegos el cubano Yoenis Yera que hizo excelente demostración de 7 entradas y un tercio con 3 anotaciones siendo solo una de ellas limpias y su efectividad es muy buena, solo que para aparecer en el top ten le faltan entradas de trabajo.

Como siempre suele ocurrir estando un equipo en mal momento, rápido los aficionados dicen, y cuando corren a Víctor Bojórquez, pero como suele ocurrir, siempre el hilo se rompe por lo más delgado, y contesto, de manera personal yo no culparía al timonel de San Miguel, él lo vemos haciendo su trabajo, está trabajando con lo que le dieron, pero, como los managers viven de resultados y estos brillan por su ausencia, sabe, eso sí que cuando uno menos piensa salta la liebre, es lo que de manera personal vemos.

Obregón sigue su calvario en la frontera, en verdad que uno cree que ha visto todo en el beisbol, pero, lejos estamos de ser verdad, en otros días, los Yaquis lucían invencibles, hoy, son el reverso de la medalla, ya debutó Jesús Valdez, pero, no pasó nada y sin contar el juego de anoche, la serie ya la dejaron en la capital de Baja California, hasta Javier Arturo López dejó el invicto en el nido de los emplumados, seguirán hasta el domingo venidero pidiendo que no les den queso, sino salir de la ratonera.

Los Naranjeros de Hermosillo, que hasta antes de toparse con los campeones eran el único equipo que había ganado todas las series, pues que encontró el coco en Culiacán cuando los monarcas vigentes los pararon en seco, según reportes, los Naranjeros tienen muchas ausencias pero, ahora si que no caben las disculpas y por lo pronto, reciben en su estadio Sonora a los reforzados Charros de Jalisco, ahí con los jaliscienses va un viejo conocido de los 16 veces campeones, Jasson Urquídez a quien Bryan Burgami lo privó de la posibilidad de empatar el récord compartido de 23 salvamentos en una temporada, así que esta serie será de poder a poder, lo que si es que hay que decirlo, el manejo que le dio en el séptimo juego de titulo Benjamín Gil le funcionó a las mil maravillas por aquello de el zurdo Juan Pablo Oramas que aunque hizo buen trabajo, la derrota justa o injusta fue a su cuenta personal y de paso le quitaron lo invicto, lo psicológico también juega.

Comentarios

Nullam mi, in quis Praesent ut ut diam